¿Qué es el Café Adaptógeno y por qué es tan popular?

¿Te encanta el café, pero la cafeína hace estragos en tu cuerpo? No te preocupes, puede que no sea necesario que abandones tu bebida favorita.

El consumo de café adaptógeno es cada vez más popular, pues sus fabricantes afirman que esta bebida puede darte todas las ventajas de la cafeína sin ninguno de sus efectos adversos.

Por eso si quieres saber todo sobre este café y las sustancias adaptógenas, continúa leyendo.  

Pero antes, recuerda que también puedes visitar el artículo sobre el Café Genoderma.

Efectos del café en el organismo

Antes de hablar sobre el café adaptógeno, ¿Qué tal si miramos los efectos que tiene una taza de café tradicional en nuestro cuerpo?

El café contiene una sustancia llamada cafeína que una vez absorbida en el estómago pasa al torrente sanguíneo por donde llega a nuestro sistema nervioso.

Allí, la cafeína se une a los receptores cerebrales de adenosina que es una sustancia que actúa como un depresor del sistema nervioso.

Entonces, cuando la cafeína bloquea la adenosina impide que sintamos sueño y por eso el café nos da la sensación de sentirnos alerta.

El problema es que, si bebemos demasiado café, tendremos niveles muy altos de cafeína en nuestro sistema nervioso y, eso se traduce en signos y síntomas como:

  • Ansiedad.
  • Temblores.
  • Dolores de cabeza.
  • Falta de concentración.
  • Palpitaciones.

El café y la hormona del estrés: El cortisol

Todos los días nuestro cuerpo produce una sustancia llamada cortisol, también conocido como la hormona del estrés.

Así, nuestros niveles de cortisol son más altos en la mañana, pues esa y otras sustancias nos ayudan a despertarnos. 

Pero, no te dejes impresionar por su nombre, pues el cortisol es bueno y necesario en cantidades bajas, pues gracias a él sientes la necesidad de hacer y terminar las tareas diarias.   

Y si a eso le sumas una dosis pequeña de cafeína, de seguro obtendrás un “empujón extra” para que empieces tu rutina diaria.

Ahora que ya tenemos esto claro, ahora sí podemos hablar del café y las sustancias adaptógenas.

¿Qué es el café adaptógeno?

El café adaptógeno, también conocido como “café con hongos” es un café tradicional al que se le han añadido productos a base de yerbas y hongos deshidratados.

Estos productos son conocidos como adaptógenos y, actualmente son muy solicitados, sobre todo en países como los Estados Unidos.

Así, quienes consumen el café adaptógeno, como aquellos que lo producen afirman que es una bebida natural y beneficiosa para la salud. Además, aseguran que no se siente el sabor del hongo.

Lo cierto es que básicamente tienes 2 opciones si quieres probar esta bebida.

1. Puedes preparar el café como te guste y agregar las yerbas y hongos adaptógenos que quieras (descritas más adelante).

2. Puedes comprar tu café ya mezclado con los adaptógenos.

¿Pero, por qué los adaptógenos gozan de tanta popularidad?

Los fabricantes de los productos adaptógenos (incluido el café) aseveran que su mercancía puede ser usada como una alternativa saludable al café.

Según estos empresarios, las sustancias adaptógenas o adaptogénicas generan los mismos efectos positivos que la cafeína, es decir:

  • Aumento de energía (incremento en el desempeño físico y mental).
  • Aumento de la concentración.

Asimismo, aseguran que los adaptogénicos no producen los efectos negativos de la cafeína como pueden ser:

  • Insomnio.
  • Agitación psicomotora (sensación de ansiedad).
  • Dolor de cabeza.
  • Temblores.
  • Pérdida de concentración.

Pero, antes de llegar a conclusiones apresuradas, veamos más a fondo qué son los adaptógenos y para qué sirven.

¿Qué son las sustancias adaptógenas?  

Los adaptógenos son compuestos presentes en varios tipos de yerbas naturales y algunos hongos silvestres.

Entonces, estas sustancias se utilizan para combatir el estrés emocional y físico que puede conducir a la ansiedad y la inflamación, pues presuntamente reducen los niveles de cortisol en el cuerpo.

Por lo tanto, se dice que los adaptógenos potencian los efectos estimulantes de la cafeína al mismo tiempo que reducen sus efectos negativos.

Asimismo, resulta que, aunque estos compuestos tienen mucho auge en la actualidad, no son nada nuevos.

De hecho, su descubrimiento se dio en la década de los años 50 en la Antigua Unión Soviética y surgieron como una alternativa para que las personas pudieran mantenerse alerta, sobre todo en situaciones de alto estrés.

Así, un cierto grupo de plantas y hongos fueron utilizados para simular los efectos positivos de la cafeína.

Entonces, las investigaciones sobre los efectos de estas sustancias se mantuvieron en secreto por décadas, hasta que fueron liberadas al público general después de la disolución del país soviético.

Los adaptógenos y cómo funcionan

Hay adaptógenos calmantes, que se deberían tomar en las horas de la noche; mientras que hay otros que son estimulantes y son los que usualmente se agregan al café.

Por otra parte, ¿Recuerdas al cortisol? Pues, esta hormona está al máximo en tu torrente sanguíneo no solo cuando despiertas, sino cada vez que te enfrentas a una situación estresante como puede ser:

  • La presentación de un examen.
  • Una entrevista de trabajo.

Así, la hormona del estrés hace que seas capaz de adaptarte a la situación estresante y puedas resolverla.

Por eso es normal que tu ritmo cardiaco aumente y te sientas más concentrado y con mayor energía.

Sin embargo, cuando una persona maneja altos niveles de estrés todos los días, su organismo es incapaz de controlar al cortisol.

A eso se le llama estrés crónico y puede ser muy perjudicial para la salud.

Así, las personas que sufren de estrés crónico tienen muchas más probabilidades de sufrir:

  • Enfermedades cardiacas.
  • Enfermedades metabólicas (diabetes, obesidad).
  • Hipertensión arterial.
  • Mayor incidencia de cáncer.
  • Caída del cabello.
  • Cefaleas constantes.
  • Cansancio constante.

Entonces, aquí es donde los adaptógenos entran en acción, pues supuestamente pueden ayudar a que el organismo regule al cortisol.

Y esto se traduce en:

  • Mejoras en el estado de ánimo.
  • Mayor energía.
  • Mayor concentración.
  • Mejor adaptación a las situaciones estresantes.

Los adaptógenos se adaptan a las necesidades del cuerpo

Presuntamente, los adaptógenos son sustancias que se adaptan al cuerpo. Así, si tienes un desequilibrio en tu organismo estas sustancias lo solucionan.

Por ejemplo, si te sientes agobiado, deprimido o cansado los adaptógenos te dan energía y te hacen sentir con mejor ánimo.

Por el contrario, si estás ansioso, supuestamente reducen los niveles de estrés y hacen que te relajes.

Entonces, básicamente estos compuestos identifican los problemas que están ocurriendo en tu organismo y ayudan a resolverlos.

¿Qué criterios se usan para catalogar una sustancia como un adaptógeno?

Hay 3 grandes criterios para catalogar a una sustancia como un adaptógeno.

Inocuidad

Según los fabricantes y distribuidores de estas sustancias, el primer y más importante criterio que los adaptógenos deben aprobar para ser considerados así, es la inocuidad.

Es decir, no deben causar ningún daño al organismo, o lo que es lo mismo, no pueden ser tóxicos para el cuerpo.

Respuesta inespecífica

Los adaptógenos no deben causar ninguna respuesta en el organismo hasta que encuentren la causa de la situación estresante y procedan a relajar a la persona que los consume.

Reguladores fisiológicos 

Los adaptógenos deben normalizar las funciones del cuerpo.

Sustancias adaptogénicas estimulantes

Ya sabes qué son los adaptógenos y cuáles son los requisitos para que sean reconocidos de esa forma.

Por eso ahora vamos a hacer una breve descripción de los que más se adicionan o se mezclan al café.

Raíz de astrágalo

Este adaptógeno es uno de los más comúnmente encontrados en el café adaptogénico, pues se dice que aparte de sus efectos estimulantes, ayuda a combatir el estrés oxidativo.

Así, se cree que puede contribuir a reducir la velocidad en que los telómeros (o sea las puntas finales de nuestros cromosomas) se desgastan.

Ten en cuenta que ese desgaste telomérico es lo que sea asocia principalmente con el envejecimiento de nuestros cuerpos, por eso esta raíz es distribuida como un compuesto “antienvejecimiento”.

Ginseng (Panax ginseng)

El ginseng no es una planta única, sino más bien es un grupo de plantas pertenecientes al género Panax, que significa panacea, o sea “la cura para todas las enfermedades”

Quizás esta sea la sustancia adaptógena más popular de todas, pues ya desde hace varios años se vende como un producto que:

  • Ayuda a restaurar la energía de las personas.
  • Aumenta la concentración.
  • Incrementa la fertilidad.
  • Regula el ciclo menstrual. 

Asimismo, el ginseng es bueno para ser agregado al café matutino, púes es unos de los adaptógenos más estimulantes. 

Matcha

El matcha es un tipo de té verde japones del cual se dice que tiene un aporte muy superior al de cualquier otro té verde tradicional.

Así, este té se utiliza para inducir un aumento en la energía en quienes lo consumen.

De igual manera, se presume que el matcha puede ayudar a perder peso y mejorar el estado de ánimo.

Maca

Este tubérculo originario del Perú, coloquialmente llamado el “ginseng de los andes” es utilizado por sus efectos vigorizantes.

Así, se afirma que el polvo o los suplementos de Maca pueden:

  • Despertar el apetito sexual tanto en hombres como en mujeres.
  • Combatir la fatiga.

Melena de león (Hericium erinaceus)

Este hongo también es un parásito en un árbol muy común en el continente americano, la Haya americana.

Por eso es bastante fácil de encontrar.

A los preparados con este hongo se la atribuyen efectos como:

  • Mejora de la concentración.
  • Mejora de la memoria.
  • Alivio de molestias digestivas.
  • Control de la ansiedad.

Otros adaptógenos calmantes o estimulantes débiles

Si bien se dice que estos adaptógenos generan efectos vigorizantes suaves, sus distribuidores sugieren que se utilicen más como calmantes o para adicionar al café desde el mediodía en adelante.

Esto porque aumentan el cortisol de una forma no tan pronunciada, como supuestamente lo hacen los adaptógenos más estimulantes.

Entonces, estos adaptógenos sirven para estimular levemente al sistema nervioso.

Ashawandha (W. somnífera)

La Ashawandha, también conocida como “bufera” o “ginseng indio” es una planta que se utiliza para reducir el estrés; también se utiliza como un antinflamatorio natural.

De igual forma, la Ashawandha es muy utilizada en la medicina tradicional china para:

  • Ayudar a conciliar el sueño.
  • Incrementar la energía.
  • Estimular el buen funcionamiento del sistema inmune.
  • Regular los niveles de glucosa en sangre.
  • Mantener la función tiroidea.     

Usualmente la raíz y las bayas de la planta son las partes que se consumen.

Reishi (Ganoderma lucidum)

El Reishi, también conocido como “el hongo de la inmortalidad” en la medicina tradicional china, es una sustancia que supuestamente tiene la capacidad de fortalecer el sistema inmune y regular el metabolismo.

Igualmente, el polvo de este hongo es usado para preparar toda clase de suplementos nutricionales.

Quienes lo comercializan, declaran que este hongo puede ser usado para combatir el insomnio.  

Chaga (Inonotus obliquus)

Este hongo parasítico de algunas especies de árboles como el abedul es utilizado por su presunta capacidad de reducir el colesterol, disminuir la presión arterial y fortalecer el sistema inmunológico en general.

Además, se dice que tiene una elevada concentración de melanina, la sustancia que le da la pigmentación a la piel.

Por lo que se afirma que el hongo puede ayudar a proteger ese órgano (la piel) de la exposición prolongada a la radiación solar, factor que puede causar desde envejecimiento prematuro hasta cáncer.

Cordyceps

Esta familia de hongos es muy utilizada en el tratamiento natural de la ansiedad.  

Pero, no todo lo que brilla es oro

Si bien, parece haber una gran aceptación de los adaptógenos por parte del público general.

Hasta el momento no existen suficientes investigaciones que respalden todos los supuestos beneficios de estas sustancias, por lo que es muy precipitado afirmar que funcionan.

Sin embargo, varios defensores de los adaptógenos aseguran que el ginseng, una yerba adaptógena que se ha vuelto muy popular en los últimos años, sí tiene estudios que han demostrado su eficacia.

El problema es que los estudios que se han realizado con esa y otras sustancias se han hecho en animales o en células individuales y no en seres humanos.

A pesar de eso, en la actualidad los productos adaptógenos o adaptogénicos se encuentran muy distribuidos en el mercado.

Y hasta el momento no hay evidencia de que sean peligrosos en dosis bajas.

No obstante, es importante que seas muy cuidadoso con los productos que compras, especialmente cualquier suplemento alimentario, pues rara vez están regulados por entidades sanitarias.

Por eso, lo mejor es que ante cualquier duda, primero consultes a tu médico de cabecera antes de empezar a tomar cualquier sustancia, por muy natural que sea.

Recuerda que, aunque una sustancia sea natural, eso no significa que no pueda ser perjudicial y mucho más si se utiliza como un medicamento. 

Además, debes tener en cuenta que ninguno de estos compuestos va a suplantar un estilo de vida sano, es decir, hacer ejercicio y comer equilibrada y saludablemente.

Compartir