Cómo el café empezó a formar parte de nuestro desayuno

taza de café blanca

Muchos de nosotros asociamos el café con las mañanas. Es lo que necesitamos para arrancar el día. Pero el café no siempre ha formado parte de la rutina diaria de la gente, de hecho, los alimentos y bebidas que asociamos con el desayuno se han convertido en algo habitual con el paso del tiempo.

Descubre en este blog cómo se instauró el desayuno en nuestra rutina y qué bebíamos en ese momento del día antes del café.

El café como parte del desayuno

Las bebidas más populares en el desayuno
Estas son las bebidas más consumidas en los desayunos.

El café no se convirtió en una bebida popular en Europa hasta el siglo XIX, por lo que la gente empezó sus días durante siglos sin una dosis diaria de café. De hecho, antes de que el café se convirtiera en la bebida básica del desayuno para millones de personas, muchos empezaban el día con alcohol.

Para los antiguos egipcios, la comida de la mañana consistía en pan y cerveza, mientras que los antiguos griegos y romanos preferían el vino. Incluso en la Europa preindustrial, cuando la contaminación hacía que fuera mala idea beber el agua, la “sopa de cerveza”, que se hacía con granos de trigo o pan de centeno duro y cerveza sobre mantequilla derretida, era una opción popular para el desayuno.

La razón por la que el café se hizo tan popular en el desayuno es la misma razón por la que es tan popular hoy en día: la cafeína. Al igual que desayunar fue un subproducto de la Revolución Industrial, la llegada y la creciente popularidad del café en los siglos XVIII y XIX fueron de la mano de la industrialización, proporcionando un estímulo a la productividad del que todavía dependen los trabajadores.

La invención del desayuno

Estamos tan familiarizados con el desayuno que asumimos que es algo que la gente siempre ha hecho. Pero la verdad es que no hay nada estándar en esta comida matutina.

  • En la Europa medieval, comer temprano sólo era una necesidad para los que trabajaban tan temprano que tenían que comer antes, o para los ancianos y enfermos.
  • Los desayunos modernos se originaron en el siglo XVI como efecto secundario de la invención del concepto de trabajo. Un buen desayuno permitía trabajar jornadas más largas.
  • La Revolución Industrial y el paso de las granjas a las fábricas formalizaron aún más la idea del desayuno.
  • Quizá si no se hubiera inventado el horario de 9 a 5, el desayuno no existiría.

Alcohol como bebida del desayuno

Los diferentes círculos sociales de los distintos países tenían, obviamente, diversas tradiciones sobre lo que consumían como bebida matutina, pero hay muchas referencias a las bebidas alcohólicas y fermentadas a lo largo de la historia. Se dice que los soldados británicos de la década de 1890 empezaban sus días con ron y té, los niños de Estados Unidos solían beber sidra, y en Alemania, una sopa de cerveza era la bebida matutina preferida.

  • La llegada del café a finales del siglo XVIII y principios del XIX, cuando pasó de ser una bebida para las altas esferas de la sociedad a algo más democratizado, cambió Europa por completo.
  • La razón por la que la cerveza era tan popular en el desayuno era por sus calorías. En aquella época, el valor calórico de la cerveza proporcionaba a los trabajadores una inyección de energía.
  • En la Edad Media europea, los trabajos manuales como la agricultura o la albañilería eran habituales y requerían mucha energía.
  • Pero una vez que el café se introdujo en la mano de obra europea en el siglo XVII, quedó claro que era una fuente superior de energía y se abrieron cientos de cafeterías.

Conclusión

El café no es sólo una bebida matutina, es el alimento de las pausas de la oficina a última hora de la mañana y a primera hora de la tarde, se dice que alimentó las ideas intelectuales de la Revolución Francesa y a menudo es el complemento de una larga comida en Europa.

Ciertamente, el café no es sólo una bebida para el desayuno, pero hay algo en sus características y propiedades, que ha hecho que lo identifiquemos con nuestras rutinas matutinas.

Compartir