Guía para principiantes sobre el café de la región de Kirinyaga en Kenia

Todo el café keniano se clasifica en función del tamaño de la criba del grano tras la cosecha. El grado AA es generalmente el grano más grande y se considera uno de los mejores cafés del mundo.

El café Kenia Kirinyaga AA es cultivado a gran altura en el centro de Kenia. Puntualmente, su producción se realiza en lo profundo de la zona de té del condado de Kirinyaga.

En este blog te presentamos las principales características de este café y sus detalles de cultivo.

Historia del café en Kenia

Kenia tiene una interesante y complicada historia del café. A pesar de compartir una gran frontera con Etiopía (la cuna del café) al norte, la producción comercial de café llegó casi 300 años después a Kenia. De hecho, las variedades que llegaron a Kenia habían viajado primero desde Etiopía a la península arábiga a través de comerciantes somalíes en el siglo XV. Luego a Europa y más allá en el siglo XVI, y finalmente de vuelta a África desde Yemen y la isla de Bourbon por los misioneros en la década de 1890.

La comercialización comenzó con el establecimiento de fincas de propiedad británica y de otros países europeos a principios del siglo XX. Estos propietarios, junto con el gobierno colonial británico, estaban interesados en acaparar una gran parte del mercado de bebidas calientes introduciendo y capitalizando la producción de café en lo que ya era un gran país productor de té. Para asegurarse el dominio en estos campos, las autoridades coloniales prohibieron a los keniatas cultivar su propio café, obligándoles en cambio a trabajar como obreros en las plantaciones.

En la década de 1920, el café era un importante cultivo de exportación, y todo el café producido en el país era vendido y controlado por el mercado de Londres. La aprobación de la Ley del Café en 1933 devolvió la comercialización y venta del café a Kenia y puso en marcha la creación de la Bolsa del Café de Nairobi, una subasta semanal que aún hoy se utiliza para la mayoría de las ventas de café del país.

Kenia derrotó a los colonizadores en la década de 1960 y muchos pequeños agricultores recibieron parcelas de tierra que habían sido confiscadas a las grandes plantaciones coloniales y gubernamentales.

En la actualidad, la mayoría de los agricultores kenianos cultivan pequeñas parcelas, de hasta 150 plantas de café. Como los pequeños agricultores cultivan tan poco volumen individualmente, muchos pertenecen a una Sociedad Cooperativa de Agricultores. Estas sociedades operan las estaciones de lavado y seleccionan a sus propios agentes para comercializar sus cafés en subasta o para organizar una venta privada en lo que se denomina ventas de “segunda ventana”.

Producción de café Kirinyaga

El condado de Kirinyaga se encuentra al pie del monte Kenia, del que deriva su nombre. Kirinyaga significa “cresta de la blancura” en lengua kikuyu, sinónimo de los hermosos picos nevados.

Los caficultores de esta región de Kenia son pequeños agricultores y su cosecha se compone de las variedades SL28, SL34, Ruiru 11 y Batian.

Café SL28

Tolera la sequía y es capaz de producir un café extremadamente fino, pero es propenso a sufrir graves enfermedades. Es frecuente encontrarlo en Kenia, Malawi, Uganda y Zimbabue.

Café SL34

Calidad de taza superior pero bastante vulnerable a la antracnosis de la cereza (CBD). Los lugares de gran altitud con abundantes lluvias pueden utilizar la SL34. Las plantas son inclinadas con cogollos de color dorado oscuro y algunos tallos con puntas verdes. Las ramas laterales tienen tendencia a inclinarse sobre las ramas centrales más antiguas debido a su patrón de desarrollo semirrecto.

Café Ruiru 11

Es un híbrido de bajo crecimiento y alto rendimiento, tolerante a la podredumbre del café e inmune a la antracnosis de la cereza (CBD).

Es una variedad compuesta por varios tipos. Catimor (padre madre) y una selección de cruces múltiples que incluye, entre otros, K7, SL28, N39 y Rume Sudan (padre padre).

Café Batian

Es un cultivo con buena calidad de taza, tolerancia a la antracnosis de la cereza (CBD), tolerancia a la roya del café y grandes rendimientos.

Debido a su combinación poco común de ser un cultivo de altura con resistencia a las enfermedades, es muy adecuado para los pequeños agricultores.

Fincas cafeteras en Kirinyaga

Kiunyu-Kirinyaga

Establecida en la década de 1960, la Fábrica Kiunyu recibe café de los agricultores que viven en las aldeas cercanas. Las principales variedades de café que se cultivan en la región son SL 34 y Ruiru 11, siendo SL 34 el 99% de todo el café que maneja esta fábrica.

La cosecha anual del Kenia Kiunyu-Kirinyaga se produce en agosto-enero y estos granos de café especiales en particular se procesan luego mediante el método de lavado. Este es un café de tercera ola, muy apreciado por sus dulces notas de sabor, con toques de caramelo, limón y lima brillante.

Mitondo

La fábrica de café Mitondo está situada en la provincia central, en el condado de Kirinyaga, en la localidad de Mukure de la división de Ndia, cerca de la ciudad de Kerugoya. Se fundó en 1966 y se asienta en un terreno de 1,6 hectáreas (14 acres) que da servicio a los pueblos de Kirimaini, Kagioini e Ihara.

Está afiliada a la Sociedad Cooperativa Mwerua, junto con las fábricas de Kiriaini, Ihara, Gatuya, Gathambi, Kiaragana, Kiambwe, Rwamuthambi y Riakiania. En la actualidad, sus miembros son 1.000 agricultores activos.

El café en esta región crece por encima de los 1400 m.s.n.m. La zona recibe precipitaciones bimodales moderadas, con temperaturas que oscilan entre los 13 y los 25 grados centígrados. Las lluvias largas caen entre marzo y mayo, mientras que las cortas llegan entre octubre y diciembre.

Karani

La fábrica de Karani, creada en 1968, está dirigida por David Mwendia, que ocupa ese puesto desde 2008. David se centra en la producción de café de alta calidad, por lo que es estricto con las entregas de los pequeños agricultores a la fábrica, permitiendo que sólo se procesen las cerezas rojas muy maduras.

Karani se encuentra en el condado de Kirinyaga, en el altiplano central de Kenia. Es una de las 10 fábricas que forman la Sociedad Cooperativa Kabare.

La fábrica de Karani está situada en un lugar fértil y boscoso y está rodeada de miles de pequeños agricultores que cultivan café como cultivo comercial junto con plátanos, mangos, aguacates y algo de ganado, normalmente una o dos vacas para la producción de leche y gallinas para huevos y carne.

La altitud media de estas pequeñas explotaciones es de aproximadamente 1.500 metros sobre el nivel del mar, lo que contribuye al buen sabor del café. Los cultivadores tienen la ventaja de contar con suelos profundos y ricos que se crearon a partir de las cenizas del extinto volcán del Monte Kenia.

Kamwangi

La Fábrica de Café Kamwangi es una de las tres fábricas de café gestionadas por la Sociedad Cooperativa New Ngariama, con sede en el condado de Kirinyaga.

El objetivo a largo plazo de la Cooperativa New Ngariama es ayudar a aumentar la producción de café a través de iniciativas como la formación, los seminarios, el acceso a los equipos y el suministro de la información más actualizada sobre la agricultura sostenible.

Wanja

El suelo volcánico de Kirinyaga es rico en nutrientes y, junto con las zonas de gran altitud, hace que la región sea propicia para el cultivo de cafés densos y de gran calibre.

Wanja es propiedad de Jason Njoka, que gestiona la parcela de 5 hectáreas desde hace una década, plantando principalmente con SL-28 y SL-34, dos variedades de Bourbon criadas selectivamente en los años 30 por los Laboratorios Agrícolas Scott de Kenia por su resistencia a la sequía y a las enfermedades (la primera debido en parte a la profunda estructura de sus raíces).

Ambas están bien consideradas por la calidad de sus copas. La finca de Wanja se encuentra entre 1600 y 1850 metros sobre el nivel del mar.

Procesado de café Kirinyaga

Las cerezas se seleccionan a mano antes de extraer la pulpa y el café se fermenta a la sombra. Tras la fermentación, los cafés se lavan y se llevan a las mesas de secado para que se sequen al sol entre 12 y 20 días, dependiendo de las condiciones meteorológicas.

El típico método keniano de “doble lavado” es uno de los secretos de la claridad en la taza      de los cafés kenianos. En primer lugar, el café se fermenta entre 12 y 24 horas después del despulpado, y luego se traslada a un tanque secundario donde se remoja durante otras 12 horas para limpiar todo el mucílago pegajoso de la fruta adherido a la semilla.

El café cubierto de pergamino se traslada entonces a lechos de secado elevados donde se secará durante un par de semanas, y durante ese tiempo, el café se clasifica a mano para detectar defectos.

Notas de cata

Una taza de café muy limpia, exótica y equilibrada. Esta taza da en la cabeza el perfil de taza keniana de alta calificación.

  • En los puntos de tueste más ligeros tiene un tono floral alimonado muy notable al principio, mezclado con toques de frutos rojos, un borde dulce en la taza.
  • En los tuestes medios se añaden toques de nuez dulce a la mezcla creando un pequeño giro de caramelo, se puede recoger algunas notas de especias un poco mejor.
  • Los tuestes más oscuros siguen teniendo un poco de crujiente cítrico, pero es mucho más suave que los tuestes ligeros y medios. Tienen tonos de chocolate mucho más robustos, con toques afrutados. Puede resultar un poco tostado cuando es muy oscuro, pero es un complemento de los tonos de chocolate más fuertes que se acentúan con los tuestes más oscuros.

Sabor

Cuerpo completo y sedoso con complejos sabores frutales. En la taza se percibe pomelo, mandarina, grosella y té negro.

Conclusión

El café de la región keniata de Kirinyaga cuenta      con las condiciones de cultivo ideales para una taza de café de calidad en sus distintos tuestes, que se adaptan al gusto del comprador.

Es un café de origen único, lo que garantiza que se mantiene esa esencia característica a lo largo de la cadena de distribución.

Compartir