¿Cómo reutilizar las cápsulas de café? Cero desperdicios

Las cafeteras de cápsulas son una gran opción para los amantes de un buen café rápido de hacer y con una amplia variedad de preparaciones. Son la mejor opción cuando tan solo tenemos unos segundos para preparar nuestro café matutino y no queremos preocuparnos por las cantidades exactas, la temperatura del agua y otros detalles importantes.

Sin embargo, ¿te has puesto a pensar cuántos desperdicios estás generando con las cápsulas?

Supongamos que tomas 2 cafés al día. Al mes tendrías alrededor de 60 cápsulas y al año, un total de 720 cápsulas. Eso suponiendo que eres la única persona que utiliza la cafetera en tu hogar, que no tomas muchas tazas al día y que nunca le preparas un café a algún invitado o nunca se te antoja tomar más de una preparación al día. Ahora, multiplica esas 720 cápsulas por cada persona que genera este tipo de desechos en tu ciudad, en tu país y en todo el mundo. ¡Una locura que ni logramos imaginar!

Por eso, ha surgido una gran controversia entorno al uso de estas cápsulas. Incluso, ahora hay cápsulas reutilizables para evitar más basura. Pero ¿qué pasa con las que no son reutilizables y cómo podemos aprovecharlas?

Bien, aquí conocerás los mejores consejos para reutilizar tus cápsulas en tu siguiente espresso. Además, también encuentra consejos para utilizarlas en algún tipo de manualidad. Y, como si fuera poco, conoce más de los programas de reciclaje de las dos grandes marcas en este tema, Dolce Gusto y Nespresso. 

¿Cómo reutilizar una cápsula para otro espresso?

Muchos han intentado volver a usar las cápsulas con un nuevo café molido. Sin embargo, no siempre es tan sencillo y se necesita hacerlo muy bien para que tengas un buen espresso en tu cafetera de cápsulas. Nuestra recomendación es que tampoco abuses de este método. Preferiblemente, un máximo de 2 o 3 veces por cápsula para evitar daños en tu cafetera.

Ahora sí, a continuación tienes el paso a paso para que puedas reutilizar tu cápsula una vez más.

  1. Quita totalmente la tapa de aluminio. Utiliza tijeras, bisturí o un cuchillo para cortarla.
  2. Retira todo el café utilizado. ¡No los botes! Entérate de todas las formas en que puedes reutilizar el café molido usado.
  3. Lava muy bien la cápsula para retirar todos los desechos. Asegúrate de hacerlo con solo agua para que no queden residuos de jabón u otro componente. Luego, déjala secar completamente.
  4. Llena la cápsula con el café molido de tu preferencia sin presionarlo para no obstruir la cafetera. Es importante que quede llena hasta el borde sin que se rebose. Alrededor de 2 cucharaditas serán suficientes para que la cápsula esté llena. Recuerda utilizar un buen café molido para obtener el mejor espresso posible.
  5. Corta un pequeño trozo de aluminio para usarlo como si fuera la tapa de aluminio que retiraste anteriormente. Colócalo de forma que cubra muy bien la cápsula. Si te quedaron bordes muy largos, córtalos para que quede solo el necesario.
  6. Ahora viene la parte más difícil. Debes meter los bordes del aluminio dentro de la cápsula para que no se vaya a levantar y no se salga el café.
  7. ¡Listo! Pon la cápsula en tu cafetera y deberías tener un buen espresso es un par de segundos.

Debes tener en cuenta que esto no siempre puede funcionar a la perfección. Las cápsulas desechables fueron creadas para utilizarlas una vez y no más. Por eso, puede que algunas cafeteras no perforen bien el aluminio y tengas solo una taza de agua caliente. O la máquina puede atascarse y no hacer la extracción, lo que resultará en un café muy aguado.

Además, las cafeteras tampoco fueron diseñadas para reutilizar este tipo de cápsulas. Lo que puedes hacer es intentar con varios tipos de papel aluminio, algunos más delgados y otros más gruesos. Esto dependerá de la cafetera y no hay una sola forma en que pueda funcionar. Adicionalmente, recuerda que esto lo haces bajo tu responsabilidad, ya que ninguna marca te dará un soporte técnico para problemas relacionados con esto.

Un problema muy común puede ser que tengas restos de café molido en la cafetera. La razón es que como la cápsula ya no queda sellada al vacío sino que el aluminio queda sobre puesto, puede haber derrames. Sin embargo, una vez encuentres el papel perfecto y la forma de acomodarlo, puedes utilizar este práctico tip para no generar tantos desechos y, al mismo tiempo, ahorrar un poco de dinero al no tener que comprar tantas cápsulas.

Usos caseros para reutilizar las cápsulas

Adicionalmente al uso anterior de la cápsula, hay algunas otras formas en que puedes reutilizar tus cápsulas para hacer algunas manualidades. Aquí tendrás 3 opciones muy fáciles y rápidas de hacer. Sin embargo, es cuestión de que dejes volar tu imaginación y encuentres la mejor forma de reutilizarlas según tu estilo.

Macetas

Probablemente parecen demasiado pequeñas para esta tarea, pero son ideales como macetas para pequeños cactus o suculentas. Además, como algunas de estas cápsulas vienen en colores metálicos, serán perfectas para decorar un espacio. Es muy fácil. Solo debes retirar la tapa de aluminio completamente.

Retira también los restos de café, pero no los botes. Lava muy bien la cápsula con agua y jabón sin estropear la forma del envase. Ahora, toma un poco de tierra abonada que junto con los restos del café serán un gran suelo fértil para cualquier planta. Agrega esta mezcla a la cápsula dejando un espacio en el centro para que puedas sembrar tu planta. Adiciona un poco más de tierra en la parte de encima y listo.

Porta velas

Al igual que la manualidad anterior, esta es muy fácil. Solo debes vaciar por completo la cápsula y lavarla muy bien. Asegúrate de quitar cualquier resto de la tapa de aluminio. Una vez limpia y seca, puedes comenzar a moldear la cápsula para que se adapte al tamaño de la vela. Si es bien pequeña y entra perfecta en la circunferencia del envase, entonces no es necesario modificarla.

Sin embargo, si es un poco más grande debes realizar algunos cortes verticales hasta la mitad de la cápsula. Ten cuidado porque puedes cortarte. Una vez que ya tengas los cortes, puedes comenzar a abrirlos para que te den el tamaño de la vela. Ahora, para crear el soporte y que la vela no se caiga, tiene que tomar las pestañas que cortaste y doblarlas hacia arriba en forma de taza. Así, tu vela no se caerá y se adaptará al tamaño de ella.

Es muy útil para ponerlas en los pebeteros que necesitan de un soporte para la vela o, simplemente para decorar un espacio.

Joyería

Tal vez has visto algunas joyas hechas de material reciclado que se ven increíbles. Con estas cápsulas puedes diseñar collares, aretes e incluso anillos muy originales. Como siempre, limpia muy bien tu cápsula, retira todos los desechos y la tapa de aluminio y déjala secar muy bien.

Recuerda escoger las cápsulas de colores que más te gusten. En general, las cápsulas Nespresso se caracterizan por tener un color metalizado en bronce, dorado, azul, rojo, morado y más colores que son muy llamativos. Pero puedes escoger las que más te funcionen.

Ahora, tienes muchas formas de utilizarlas. Una de las más sencillas es aplastarlas con la ayuda de un martillo o una superficie plana.

Hazlo hasta que tengan una apariencia plana como de una moneda. Si lo haces con un martillo, agregarás algo de textura al aluminio, lo que le dará una buen apariencia. Cuando ya tengas varias, con la ayuda de algún pegamento fuerte, puedes unir varias para crear una figura que irá en la parte frontal del collar. Puedes pegar los círculos de forma abstracta o en forma de flor.

Una vez tengas esto, haz un agujero en los dos extremos de la figura para que puedas añadir la cadena que quieras usar. Así mismo puedes hacer para los aretes o el anillo. Como se tratan de accesorios más pequeños, puedes recortarlos también para formar una figura en específico o crear pequeños círculos.

Ejemplos para trandformar cápsulas de café en joyería.
Ejemplo de cómo podrías transformar tus cápsulas en unos aretes coloridos y originales. Foto de Flickr.
Otro ejemplo para hacer todo un set de collar y aretes con las cápsulas. Solo es dejar volar tu imaginación. Foto de Flickr.

Por otro lado, como se ha generado mucha polémica por los desechos que producen las cápsulas, cada marca se ha encargado de crear su propio programa de reciclaje para mitigar este problema ambiental. Y, como lo nombramos al principio, hay dos grandes empresas que se encargan de producir la mayoría de las cápsulas.

Veamos los programas de reciclaje y manejo de desechos de Nespresso y Dolce Gusto.

Reciclaje oficial de cápsulas Nespresso

Nespresso se ha preocupado por crear un robusto programa de responsabilidad ambiental para reciclar sus cápsulas. Su lema es que llevar un café de excelente calidad no solo debe llegar hasta la taza. Sino también hasta el manejo de los residuos en cada preparación. Como lo dice la marca “Nespresso no solo sabrá bien. También lo hará sentirse bien” Trabajan con fundaciones locales y entes gubernamentales para llevar acabo las siguientes iniciativas.

Tienen una línea telefónica gratuita a la que puedes llamar para solicitar la recogida de tus cápsulas. Es muy sencillo hacerlo, solo debes llamar al número que se encuentra en la página y en cuestión de minutos un agente te atenderá para programar la visita. Es sumamente importante que tengas la bolsa de reciclaje oficial de Nespresso. Cuando haces un pedido, asegúrate de pedirla. Es totalmente gratis.

La bolsa tiene una capacidad para 100 cápsulas. Por esto, lo recomendable es que vayas almacenándolas hasta que tengas la bolsa llena y se pueda agendar la recolecta. Adicionalmente, puedes ir a alguna Boutique o punto de recolección Nespresso que también puedes buscar en la página cuál es el más cercano. Tienen más de 100.00 puntos en todo el mundo, así que seguramente encontrarás uno cercano a tu hogar o negocio.

Así mismo, la marca se encarga de recolectar todos los desechos de café molido que pueden ser utilizados como abono, compostaje e incluso, se pueden transformar en energía renovable.

Recuerda que estás cápsulas están hechas de aluminio que es 100% reciclable y que después de un proceso de reciclaje, pueden llegar a ser otra cápsula, una bicicleta, una navaja, una silla, un bolígrafo, etc. Además, como lo vimos anteriormente, la marca también incentiva la creación de nuevos objetos a partir de manualidades.

Reciclaje oficial de cápsulas Dolce Gusto

Dolce Gusto también se encarga de ayudarte con la recolección de tus cápsulas. Solo debes limpiarlas muy bien y almacenarlas en la bolsa de reciclaje de la marca. Igual que con Nespresso, debes llamar a la línea de Nestlé para programar la recogida de tus cápsulas. Si no tienes la bolsa, puedes solicitarla en los puntos de venta autorizados o a las personas que se encarguen de recoger las cápsulas en tu casa.

Adicionalmente, tendrás la opción de dejar tus cápsulas en los puntos de recolección autorizados que también puedes ver en la página oficial de Dolce Gusto. Actualmente, por la contingencia del COVID-19 no tienen habilitados los puntos de recolección, solo tienen disponible la recogida directamente en tu hogar.

La marca tiene un programa que incentiva el reciclaje de estos desechos. Por cada 32 cápsulas recicladas, podrás acumular 20 dolcepuntos que se almacenan en tu cuenta Dolce Fan y podrás redimirlos para tener descuentos en tu próxima compra. Adicionalmente, entre más puntos acumules tendrás acceso a más promociones. Puedes ser un Dolce Fan bronze, silver o gold.

Finalmente, con todo el material reciclado de las cápsulas, Dolce Gusto se encarga de crear herramientas que impulsan el trabajo de caficultores locales. Tienen alianzas con las empresas Tecniamsa y Econciencia que buscan mejorar la calidad del ser humano y la sostenibilidad del país transformando esos desechos en materia útil. 

¡Manos a la obra!

Reciclar tus cápsulas no es un problema. Si de pronto aún tenías algún temor por comprar una cafetera de cápsulas y no saber qué poder hacer con todos esos desechos, aquí tienes una amplia gama de posibilidades para que las recicles directamente con la marca o que tú mismo las puedas utilizar en formas novedosas.

Si de pronto pides tus cápsulas por algún distribuidor no físico y no tienes un lugar a donde llevarlas, es la oportunidad perfecta para que comiences con un programa de reciclaje en tu comunidad local. Sea que estén hechas en aluminio o en plástico, puedes reciclarlas directamente en tu hogar o con tu recolector de desechos aprovechables.

Es ahora de que comiences a disfrutar de un buen café en cápsulas, al mismo tiempo que cuidas el medio ambiente y le das un segundo uso a estos desperdicios. Cuéntanos, ¿cuál te gustó más y cómo vas a recolectar tus cápsulas de ahora en adelante?  

Compartir