Datos sorprendentes sobre la cultura del café en Australia

Algo de lo que se enorgullecen los australianos es de su buen café. El ritual de tomar café en Australia está establecido. Casi todos los encuentros suelen empezar con una taza de café, ya sea una cita, una reunión o incluso un mejor amigo.

Sin duda, Australia ha encontrado el equilibrio perfecto entre calidad y cultura del café, con algunos de los mejores baristas del mundo.

La obsesión por el producto y la presentación, junto con el estilo relajado y moderno de los cafés australianos, es una combinación atractiva que ha sido emulada por las culturas cafeteras de todo el mundo.

Si hay una cafetería artesanal de moda en tu barrio, es probable que se haya inspirado en algún momento en el modelo australiano, lo sepan o no.

En este blog, te hablaremos de la cultura del café en Australia y de su historia con el café.

Cultura cafetera australiana

El café en Australia no se basa en la cantidad sino en la calidad y eso es lo que hace que el café sea especial. Se cree que el café australiano es de los mejores del mundo. Los australianos no soportan el mal café, y a menudo pasan de una cafetería cercana y viajan una gran distancia para tomar su café matutino en su cafetería favorita. Esto también significa que las cafeterías de baja calidad no tienen ninguna oportunidad, y que las cadenas globales nunca han podido imponerse.

Los australianos se toman su café en serio, pero la experiencia es relajada. Tienen una actitud que fomenta usar productos nacionales, lo que ha llevado a la escena de los cafés y restaurantes de Australia a utilizar lo que está disponible localmente.

El café se cultivó por primera vez en Australia a finales del siglo XIX, pero la producción disminuyó y el mercado perdió relevancia hasta el auge de la cultura del café en todo el mundo en las décadas de 1980 y 1990.

Al producir principalmente granos de Arábica de alta calidad, a una escala relativamente pequeña, los granos cultivados en el extremo norte de Queensland se adaptan perfectamente a la cultura del café de calidad de Australia. La mayoría de los cafés de gama alta ofrecen granos locales ligeramente tostados para conservar las sutiles notas afrutadas típicas de la región.

Aportaciones culturales

Los australianos desempeñaron un papel decisivo a la hora de llevar su estilo independiente y refinado de cafetería especialmente a Norteamérica y al Reino Unido. Algunas partes de Europa siguen en sus propias tradiciones en torno al consumo de café, pero los otros países más ansiosos por ampliar y perfeccionar su cultura de cafetería han adoptado el modelo australiano.

Fracaso de las operaciones de Starbucks en Australia

Es fácil encontrar una cafetería Starbucks en casi todo el mundo, pero en Australia no hay tantas. Esto se debe a que, en 2008, la empresa cerró más del 70% de sus locales de bajo rendimiento, dejando sólo 23 tiendas Starbucks en todo el continente.

A pesar de la gran afición de los australianos por el café, la cadena con sede en Seattle no tuvo el mismo éxito en Australia que en otros países. Starbucks abrió sus puertas en Australia en el año 2000 y llegó a tener casi 90 locales en 2008.

Starbucks no se ajustaba a los gustos de los australianos. La empresa servía opciones de café más dulces que las que preferían los australianos, y además cobraba más que las cafeterías locales.

En sus primeros siete años en Australia, Starbucks acumuló 105 millones de dólares en pérdidas, lo que obligó a la empresa a cerrar 61 locales.

Pero Starbucks no se ha rendido todavía en Australia. Desde los cierres de 2008, la empresa ha empezado a abrir poco a poco más locales en el país. En la actualidad, hay 39 locales en las zonas de Brisbane, Melbourne, Gold Coast y Sídney, que atienden a los turistas que visitan esas zonas del país.

El sello del café australiano

Lo que mejor representa el café australiano es el Flat White. Es básicamente un capuchino más suave, y no tan intenso como un espresso, pero no tan “lechoso” como un café con leche.

Mientras que un cappuccino clásico tiene distintas capas de espresso, leche vaporizada y espuma, un flat White es simplemente un espresso con leche vaporizada vertida directamente, la leche apoya el espresso en lugar de enmascararlo.

Sin embargo, su origen real sigue siendo objeto de debate. Nueva Zelanda, uno de los principales competidores de Australia en la industria del café, afirma haberlo inventado. Los dos países están enfrentados y ambos tienen su sabor único.

Cultivo de café en Australia

Australia cultiva sus propios granos de Arábica. Se pueden encontrar plantaciones de café en el norte de Queensland y también en el sur de Nueva Gales del Sur. El clima cálido y la presencia de piedra volcánica son condiciones bastante favorables para que las plantas de café crezcan y florezcan.

Los granos cultivados se caracterizan por un sabor ligeramente a nuez, un gusto dulce y un cuerpo medio. Además, como no hay amenazas graves para las plantas de café, los caficultores pueden, en su mayoría, cultivar productos orgánicos y evitar el uso de pesticidas.

Historia del café en Australia

El café se introdujo por primera vez en la cultura australiana en la década de 1920 con la afluencia de refugiados rusos, algunos de los cuales abrieron pequeñas tiendas de venta de café en grano para uso doméstico. Sin embargo, fue una oleada de inmigrantes italianos durante de la Segunda Guerra Mundial la que inspiró el estilo actual de la cultura del café en toda Australia.

La industria del café fue revolucionada por la máquina decafé espresso de Gaggia, ya que aportó una bebida de café más fuerte y suave con crema en la parte superior del café. Por ello, los australianos no bebían café normal sino espresso desde el principio.

Los australianos adoptaron la romántica cultura de los cafés italianos, pero sin las ataduras de la historia y la tradición fueron libres de evolucionar y avanzar a medida que aparecían nuevos productos y tendencias.

La cultura del café penetró con éxito en la experiencia australiana, sirviendo como vía de socialización en Melbourne. Sin embargo, en 1951, el café era mucho más caro que el té. El aburguesamiento de los suburbios del centro de la ciudad contribuyó con el tiempo a alimentar la cultura del café.

Los Juegos Olímpicos de 1956 reforzaron el papel de los cafés como centros culturales y se convirtieron en el centro de la vida nocturna de los bohemios australianos.

En los años 60 los clientes de los cafés eran bohemios, adolescentes e inmigrantes. Y con el tiempo, el alto nivel de vida de Australia permitió que el consumo de café se convirtiera en una experiencia social, atrayendo a diferentes tipos de personas a esta cultura. Fue entonces cuando la industria se convirtió en una industria competitiva y, a medida que Australia seguía abrazando la cultura del café, la cultura abrazó a Australia convirtiéndola en lo que es hoy.

Alrededor de la década de 2000, los cafés de propiedad independiente empezaron a competir, adelantándose a los de otros países.

Los cafés siguen siendo vitales para el tejido social actual, y han desarrollado una calidad y refinamiento que ahora se imita en todo el mundo.

Cómo beben café los australianos

Cafés consumidos en Australia
Los 5 cafés más consumidos en Australia.

Los australianos beben el café al estilo espresso. Se prepara individualmente una vez que se hacen los pedidos y los baristas esperan que los clientes se tomen su tiempo para disfrutar del café. Los cafés que se sirven en las cafeterías australianas vienen en tamaños más pequeños y son bastante fuertes.

A la mayoría de los australianos les gusta lo sencillo, les gusta el negro largo (lungo) o el Flat White. Otras opciones de café más populares son el latte y el mocha.

La industria cafetera australiana se centra más en el café de especialidad y en el café de tercera ola. También dan importancia a todos los procesos de elaboración del café, desde la semilla hasta la taza.

Melbourne: el mayor centro cafetero de Australia

Melbourne se considera el mayor centro cafetero del país. El café en Melbourne no se limita a preparar espressos o flat White. Es el centro del bello latte art y es conocido como el hogar de los mejores baristas del mundo.

No hacer un latte art adecuado no sólo hará que el café tenga mal aspecto, sino que afectará al sabor porque si la leche no está perfectamente espumada podría quemarse o no saldrá suave y sedosa, lo que afectará al sabor del café. Por último, si no se espuma correctamente, se arruinará toda la experiencia del espresso perfecto.

Como la mayoría de los cafés son de propiedad independiente, hay tiempo y espacio para que los propietarios y baristas sean más creativos. En Melbourne encontrarás los mejores cafés. De hecho, es muy común ver algunas fachadas de tiendas antiguas e incluso en pasos subterráneos de estaciones.

Conclusión

El consumo de café es una parte esencial de la vida cotidiana de los australianos. Suelen dar importancia a la calidad de los granos, el tipo, el tueste y se toman su tiempo para preparar el café o disfrutarlo en sus cafeterías favoritas.

El café australiano es una cultura muy rica y no cabe duda de su éxito y popularidad en todo el mundo. El panorama cafetero es tan bueno que Starbucks ni siquiera pudo competir. Encontrarás cafés de primera categoría prácticamente en cada esquina.

Compartir