Historia de las cafeteras: Uno los mejores inventos de la humanidad

Con el tiempo, la cafetera ha evolucionado, con algunas innovaciones que resultan en experiencias de café mucho mejores y otras que sacrifican un poco de sabor por la comodidad de un café hecho rápidamente con muy poca preparación.

Los primeros métodos de preparación del café consistían en hervir el café y el agua juntos. La filtración de los granos era una opción. Como te puedes imaginar, esto daba lugar a una infusión demasiado amarga.

En este blog descubrirás la historia de las cafeteras, incluyendo la cafetera original y su evolución hacia los métodos modernos de preparación del café.

El nacimiento del café

Los orígenes del café se remontan al menos al año 800 d.C. en Etiopía. Según la leyenda, el café fue descubierto originalmente por los pastores etíopes que notaron la influencia que la cafeína de las cerezas de café tenía sobre sus cabras.  Su ganado parecía tener mayores niveles de energía.

Más tarde, los monjes utilizaron los granos de café para mantenerse despiertos durante más tiempo en sus sesiones de oración. A mediados del siglo XV, el reconocimiento del cafeto y de sus usos se puso de moda y en el siglo XVI se había extendido por toda Europa y América.

La preparación del café

En los primeros tiempos de la elaboración del café, el proceso era extremadamente sencillo. Los granos de café tostados y molidos se colocaban en un recipiente con agua hirviendo y se sometían a un proceso de infusión. Añadir café molido al agua caliente en una olla era bastante básico, y probablemente de mal sabor.

Los pasos concretos que hay que dar para tomar el café varían según el tipo de café y los materiales, pero hay cuatro pasos básicos que siguen siendo los mismos:

  1. Los granos de café se tuestan
  2. Los granos tostados se muelen
  3. El café molido se mezcla con agua caliente durante algún tiempo para que se infusione
  4. El café líquido se separa de los granos usados.

El ibrik

Algunos autores ubican que los turcos ya preparaban café en el año 575 d.C., mientras otros lo indican que era alrededor del siglo XV. Independientemente      de la fecha, todos coinciden en que la historia de la cafetera comienza realmente ahí.

El cazo de café turco se conoce como ibrik. Cuando se originó, el término designaba simplemente a una jarra, pero hoy se conoce casi exclusivamente como cafetera turca en todo el mundo. En Turquía se le llama simplemente cezve.

¿Cómo hacían el café los turcos?

Este ibrik es una olla metálica de mango largo, generalmente de cobre. Los granos de café se mezclan con azúcar, especias y agua antes de su elaboración. Una vez mezclados, la cafetera calentaba la mezcla hasta que estaba casi hirviendo, luego se enfriaba y recalentaba varias veces. Una vez lista, la mezcla se vertía en una taza y estaba lista para beber.

Evolución europea: Siglo XVII

El café se popularizó en Europa en el siglo XVII. Fue alrededor de 1615 cuando los europeos empezaron a tomar café ya que los comerciantes venecianos lo obtuvieron de los turcos otomanos.

Jarras tostadoras

La primera olla de metal para hacer y servir que recuerda a las ollas comunes de hoy apareció en 1650, cuando desarrollaron un tostador de café cilíndrico individual de cobre.

En 1660, la máquina Elford ganó popularidad. Esta cafetera de hierro blanco se hacía girar sobre un asador para que el tueste del café fuera más uniforme. Se desarrolló para uso comercial y familiar.

Los holandeses también fabricaron una máquina que tostaba los granos con un mango largo que permitía al usuario girar los granos en lugares con fuego abierto. Este método se hizo popular en toda Europa y en los Estados Unidos.

Evolución europea: Siglo XVIII

El café ganó popularidad entre la gente común de Inglaterra a principios del siglo XVIII, cuando se fabricaban con metales baratos como el estaño. La máquina tostadora de Bull fue patentada en Inglaterra en 1704, marcando el primer uso del carbón para el tueste comercial del café.

Alrededor de 1710, se introdujo en Francia el proceso de infusión. La infusión consistía en encerrar los granos de café en una bolsa de lino, llamada “biggin”. El biggin se llenaba de café, se cerraba con un cordón y se sumergía en agua caliente dentro de la jarra. El café se dejaba reposar o “infusionar” hasta alcanzar la intensidad deseada. En esta época, la cafetera consistía en un recipiente de metal que tenía un pico o espita.

En 1714, la cafetera había evolucionado de nuevo, y las asas eran curvas, reduciendo la conicidad y ya no se colocaban en ángulo recto.

Las cafeteras siguieron evolucionando a lo largo del siglo XVIII. Fue durante este periodo cuando se inventaron las cámaras interiores y exteriores. Estas innovaciones permitieron mantener el café caliente durante largos periodos de tiempo.

Fue también en esta época cuando se desarrolló en Europa la cafetera de goteo francesa. En este método de preparación del café, se apilaban dos cámaras, una sobre otra, con un filtro de tela colocado en medio. El café molido se colocaba en la cámara superior y se vertía agua hirviendo sobre ella. A medida que el café se preparaba, goteaba lentamente en la cámara inferior.

Este proceso de infusión requería un tiempo considerable y daba lugar a una taza de café débil.

Evolución de la tecnología

Las cafeterías comenzaron a abrirse por toda Europa, empezando por Italia. La gente empezó a verlos como zona de reunión social, más popular durante el día y por aquellos que no querían pasar todo el tiempo en los bares.

Un pequeño dato histórico es que la primera aparición de los filtros de café reales fue cuando la gente ponía los granos de café en un calcetín y luego vertía agua caliente a través del calcetín.

Aunque esto es lo más parecido a la técnica moderna común para hacer café, rápidamente se pasó a los filtros de tela en lugar de los calcetines. Los filtros de papel, que eran mucho más eficientes a la vez que menos costosos, hicieron su aparición 200 años después.

Cafeteras Mr. Biggin

La cafetera Mr. Biggin salió al mercado en 1780. Es oficialmente la primera cafetera comercial. Esta cafetera mejoró los puntos débiles del filtrado de tela.

Estas cafeteras son capaces de hacer 3 o 4 tazas de café a la vez. Debajo de la tapa se coloca un filtro de lata o una bolsa de tela. El defecto de este diseño era que, si el molido no se hacía correctamente, el agua pasaba por un molido demasiado grueso o fino.

La modernización: el siglo XIX

Aquí es donde el café despegó en todo el mundo.

Percolado de café

Percolación significa goteo a través de finos intersticios de metal o porcelana, mientras que filtración significa goteo a través de cualquier sustancia porosa. La tela y el papel eran los más comunes.

La cafetera Du Belloy llegó a París en 1800. Esta fue la olla de goteo original francesa que utilizó primero estaño y luego porcelana y plata. Du Belloy nunca patentó su cafetera, por lo que muchos inventores siguieron su creatividad a la hora de fabricar sus propias cafeteras.

En 1802, la primera patente francesa de una cafetera se concedió a un grupo de hombres por un “dispositivo farmacológico-químico para hacer café por infusión“. Ese mismo año, en Londres, Charles Wyatt obtuvo su propia patente para su cafetera.

En 1806, Hadrot obtuvo una patente en Francia por desarrollar una cafetera que podía “filtrar el café sin hervir y bañado en aire“. Irónicamente, la palabra no denotaba realmente filtración, en esta época, significaba más bien percolación.

Tanto Hadrot como De Belloy inventaron dispositivos de percolación. El dispositivo de Hadrot simplemente mejoró el de De Belloy sustituyendo un filtro de hierro por uno de estaño y añadiendo un pisón perforado con agujeros para alisar el café de forma uniforme.

Afirmaba que su mecanismo evitaba que el sabor se viera afectado por el vertido de agua hirviendo desde una altura excesiva.

Cafeteras de sifón

Las cafeteras de sifón o de vacío se introdujeron en la década de 1830 y fueron comercializadas por Marie Fanny Amelne Massot en la década de 1840. Hacia 1910, llegaron a América y las hermanas Bridges y Sutton patentaron su cafetera de Pyrex como Sílex     .

Estas ollas de sifón se parecen a los relojes de arena. La fuente de calor en el fondo generaba presión y forzaba el agua a través de un sifón. Esto permitía que se mezclara con el café molido.

Una vez filtrados los granos, el café estaba listo para ser consumido. Esta cafetera se sigue utilizando hoy en día en las cafeterías artesanales. Más tarde sirvió de inspiración para la cafetera italiana Moka.

La preparación moderna del café

Hacia finales del siglo XIX y principios del XX, se empezaron a inventar métodos modernos para preparar café. Estos métodos siguen siendo muy populares hoy en día. Aunque algunos de ellos han sido mejorados, muchos permanecen intactos.

Espresso

En 1884 se inventó la máquina de café espresso. Hoy en día sigue siendo muy popular en las cafeterías y sigue siendo uno de los métodos más populares para preparar el café. Ángelo Moriondo recibió la patente de esta máquina en Italia. La máquina de café espresso utiliza agua y vapor a presión para hacer un café muy rápido y mucho más fuerte que otros métodos.

Sin embargo, a diferencia de las versiones modernas, estas tazas de café espresso tenían un regusto muy amargo. Las versiones modernas fueron creadas por Gaggia, que aumentó la presión del agua, creando una taza de espresso suave y rica que es muy apreciada hoy en día.

Prensa francesa

Uno de los métodos más populares del mundo para preparar el café es la prensa francesa. Es la forma más eficaz de preparar una taza de café perfecta ya que conserva el sabor de los granos y ofrece una taza muy suave.

Se atribuye a los franceses, pero tanto éstos como los italianos crearon un invento similar en      la misma época. Francia patentó el suyo en 1852, mientras que el que más se parece al diseño moderno se patentó en realidad en 1928 en Italia.

El que se utiliza hoy en día se inventó en 1958. Se conoce como Chambord y fue fabricado en Francia por un italiano-suizo llamado Bondanini.

Café instantáneo

El café instantáneo se inventó en Gran Bretaña. Llegó a Estados Unidos durante la Guerra Civil, en la década de 1850. Nunca ganó popularidad fuera de los tiempos de guerra, a pesar de lo fácil del método, porque el sabor es muy poco atractivo comparado con el del café preparado tradicionalmente.

Siglo XX

El siglo XX trajo una revolución en las cafeteras comerciales. En 1915, Corning Glass Work’s presentó una cafetera fabricada con Pyrex. Este vidrio resistente al horno se comercializó con el nombre de Sílex     .

Los derechos del diseño habían sido adquiridos en 1909 por dos hermanas, la señora Ann Bridges y la señora Sutton, de Salem, Massachusetts. Las dos hermanas vendieron un gran número de sus cafeteras Sílex      a hoteles y tiendas, haciendo que su nombre fuera sinónimo de cafeteras comerciales.

Durante la década de 1930, las cafeteras se revolucionaron aún más con la incorporación de la electricidad. Una de las primeras cafeteras eléctricas fue fabricada por Willy Brandl. El invento más innovador de la cafetera eléctrica fue el interruptor que la apagaba en el momento adecuado.

Moka Express

No podías conseguir un espresso en la comodidad de tu casa. Por eso Bialetti creó en 1933 un modelo diferente de la percoladora de bombeo de 1819.

Esta vez, estaba hecha de aluminio e incluía 3 secciones. La pieza inferior era para el agua, y la cesta del filtro vendría con un tubo que se extendía desde la parte inferior y sostenía el café sobre el agua. La parte inferior se enroscaría en el recipiente superior vacío.

Una unión de goma para sellar estaría en el fondo y un segundo filtro de metal también. Se colocaba la cafetera en el fuego y se calentaba hasta que salía un ruido de gorgoteo. Esta máquina se llamaba Moka Express y te daba un café similar al espresso.

Década de 1940

A lo largo de la década de 1940 las cafeteras evolucionaron a pasos agigantados. Sunbeam introdujo su línea de máquinas “Coffee Master     ” con un acabado de cromo pulido y cafeteras eléctricas de vacío con dispositivos de apagado automático. General Electric introdujo su modelo “Automatic”, que incorporaba un dispositivo único de activación magnética para controlar el proceso de preparación.

En 1947, el propietario de un bar de café en Milán, Aquiles Gaggia, desarrolló un nuevo estilo de máquina de espresso con un pistón accionado por resorte y palanca. Un operario tiraba hacia abajo de una palanca que liberaba agua caliente (nunca hirviendo), pero no vapor.

Soltaba la palanca ligeramente, expandiendo el resorte que presionaba el pistón, forzando el agua caliente a través del café a alta presión. La posibilidad de controlar mucho mejor la presión y la temperatura hacía que el café fuera más rico y suave.

Década de 1960

El mayor avance en las máquinas de café se produjo en la década de 1960, cuando se desarrolló la moderna cafetera de filtro.

Quizá una de las marcas de cafeteras más conocidas sea Mr. Coffee, que inventó el proceso de goteo automático en 1972 y posteriormente contrató a Joe DiMaggio (jugador de béisbol estadounidense de los Yankees de Nueva York) como portavoz de su empresa. Con el respaldo del Sr. DiMaggio, Mr. Coffee se convirtió rápidamente en la cafetera más vendida de Estados Unidos.

¿Qué tipos de máquinas de café utilizamos actualmente?

Hoy en día hay muchas opciones para probar. Cafeteras de cápsulas, cafeteras express     , cafeteras de goteo e incluso percoladoras.

Veamos los principales tipos de máquinas de café en este momento.

Cafeteras de cápsulas

Una cafetera de cápsulas hace el café a partir de una cápsula     . Es un pequeño aparato con uno o dos botones. Se utiliza un solo grano o una combinación de granos para hacer el café. Algunos modelos de máquinas son compatibles con Nespresso o K-cups. Además, hay diseños de monodosis compatibles con cápsulas de las marcas Dolce Vita o Dolce Gusto.

Cafeteras de goteo

A pesar de los desarrollos anteriores, se atribuye a Edmund Abel Jr. la creación de la cafetera automática de goteo tal y como la conocemos hoy. En 1972, creó la cafetera de goteo eléctrica y meses después se comercializó.

En lugar de un café de goteo lento manual, se refiere a un ciclo de preparación automático. Para obtener un sabor más compuesto, algunas cafeteras de goteo tienen un periodo de elaboración más largo.

Máquinas de espresso

Una máquina de espresso emplea la presión y el vapor para crear shots intensamente concentrados. Hoy en día, la máquina de café espresso es un equipo habitual tanto en los hogares como en las empresas.

Prensa francesa

La prensa francesa es un método de preparación del café sencillo, pero elegante. Está considerado como uno de los mejores métodos para obtener un sabor rico y robusto en tu taza. Cuando se utiliza una prensa francesa para hacer café, primero se ponen los granos molidos en la jarra, se añade agua caliente y se deja reposar durante unos minutos antes de presionar con el émbolo.

Percoladores

Los percoladores ya no se utilizan mucho porque las cafeteras de goteo, las prensas francesas y las máquinas de café expreso han ocupado su lugar.

Un percolador de café es un dispositivo que se utiliza para hacer café mediante la preparación continua de agua. El agua de la cámara inferior se calienta con la fuente de calor hasta que empieza a hervir. El agua acaba llegando al fondo de la cámara de café tras pasar por los granos.

Conclusión

El café existe desde hace mucho tiempo, pero su popularidad no ha hecho más que crecer. Hoy en día, todo el mundo parece necesitar su dosis de café y no es raro que la gente disfrute de varias tazas al día.

En este sentido, las cafeteras se han convertido en un accesorio en todos los hogares y en la mayoría de las oficinas.

Tanto si eres un experto en café que prefiere un tueste y un método de preparación específicos, como si eres un bebedor que sólo necesita una dosis rápida de cafeína, tu cafetera forma parte de una historia que sigue evolucionando e innovando al tiempo que se aferra a la tradición.

Aunque hemos avanzado mucho en nuestros métodos de preparación, el futuro es brillante en el mundo del café y probablemente habrá muchas máquinas y bebidas nuevas por hacer.

Compartir