¿Cómo preparar un buen café americano?

A todos nos encanta tomar café como parte de nuestra rutina. Hay quienes disfrutan más de las preparaciones clásicas que de las modernas y elaboradas, pero, no quiere decir que no sean bienvenidas variantes de dichas preparaciones.

Es por eso que en esta ocasión te queremos mostrar cómo hacer una variedad del tradicional espresso: el café americano. Una de las más famosas, pero también más sencillas y deliciosas bebidas.

¡Vamos a ver cómo se hace!

¿Qué es un café americano?

El café americano es uno de los muchos tipos de preparaciones que podemos hacer con café.

Nació en Italia por la época de la Segunda Guerra Mundial. Se dice que los soldados estadounidenses no estaban acostumbrados al fuerte sabor del café que se tomaba en Italia (un clásico espresso), así que los baristas italianos le añadieron agua. Esto hacía que bajara el sabor fuerte y amargo del café y que quedara más dulce al añadir azúcar.

En esencia, el café americano es un espresso al cual, después de prepararse, se le agrega agua caliente de manera externa.

¿Cómo preparar café americano?

Su preparación es relativamente sencilla. La clave siempre estará en cómo haces el espresso base, por eso te recomiendo revisar también nuestra guía de preparación de un buen café.

Los ingredientes que vas a necesitar son:

Para prepararlo en la cafetera express, solo debes:

  1. Poner el café en la cuchara medidora de la máquina y prensarlo.
  2. Pon la cuchara en la máquina.
  3. Activa la cafetera y espera unos 20 a 30 segundos.
  4. Sirve el espresso en una taza más grande de la que se usa normalmente. Con estas medidas el resultado será una taza de café de más o menos 30ml.
  5. Agrégale dos partes de agua caliente y listo, si lo deseas puedes añadir azúcar.

La proporción ideal de esta bebida es: una parte de café espresso por dos de agua caliente. En cuanto al azúcar, va de acuerdo a tus preferencias. Si quieres puedes endulzarlo con azúcar blanca, morena, panela, stevia, etc.

Lo ideal sería preparar el espresso directamente en una cafetera express, pero en caso de que no la tengas no te preocupes, hay otros tipos de cafeteras que puedes mirar. Por ejemplo, la cafetera italiana, chemex e incluso la prensa francesa.

En ese caso, te recomendamos que agregues más cantidad de café y que este tenga idealmente un grado de tueste mayor para que así quede más similar al espresso hecho en la máquina. Así quedará casi tan cargado como el espresso y con un sabor muy parecido.

Por último, para que quede como un americano, después de que tengas el café base, solo tendrás que agregar 2 partes de agua caliente y si deseas azúcar.

Diferencias entre el café americano y el largo o lungo

Al principio puede ser un poco confuso diferenciar los tipos de preparaciones de café, sobre todo si son variaciones del espresso. Es muy normal, teniendo en cuenta que son realmente parecidos y difieren en pequeños aspectos de cantidades y modo de preparación.

¡Pero no te preocupes! Sabemos que esto puede pasar con frecuencia, especialmente entre el café americano y el largo, así que en esta ocasión te explicaremos la diferencia.

Es realmente muy sencillo. Para hacer café americano, se agrega agua caliente de manera externa sobre una preparación lista de espresso.

Por el contrario, el café largo está hecho en una máquina de expreso, pero es diluido con más agua directamente en el proceso de preparación. Es decir, no se agrega posteriormente sino durante la preparación.

Para que tengas una idea más clara, te dejamos esta infografía que resume las diferencias.

Diferencias entre el café americano y el largo
Aprende a diferenciar el café americano del café largo

Entonces…

Como pudimos comprobar, preparar una deliciosa taza de café americano no tiene que ser complicado ni tedioso. También podemos variar de preparaciones según el antojo que tengamos en ese momento, y un café americano siempre será una gran opción.

Así que esperamos que esta rápida y sencilla guía te haya servido para que prepares un rico café americano en casa.

Compartir