17 tipos de preparaciones de café que debes probar

Desde hace muchos años, el café como bebida ha estado fuertemente arraigado a nuestra cultura y sobre todo a nuestras costumbres y hábitos. De modo que, muchos lo consumen casi que a diario. Es por esto que, a lo largo del tiempo, se han venido desarrollando diferentes pero deliciosas maneras de tomar café. Es así como se ha creado una gran variedad de preparaciones que tomamos en cafeterías o que preferimos hacer mejor en casa.

En esta ocasión, te mostraremos la versatilidad que tiene esta bebida a través de las preparaciones de café más tradicionales y otras que tal vez no conocías y podrías animarte a probar.

Preparaciones de café tradicionales

Para empezar, vamos a ver los tipos de preparaciones de café más tradicionales, que a su vez son generalmente la base para otras preparaciones.

Café Espresso o Expreso

Este tipo de café es quizás el más conocido. Es un tipo de preparación originario de Italia y se le llama de esa manera debido a que el espresso se prepara en una cafetera express.

El espresso consiste en un café que fue molido de manera muy fina, al cual se le pasa agua a presión a una temperatura cercana al punto de ebullición. Se bebe en muchos países, sobretodo en Italia, y es la base para preparar otros tipos de café. Si deseas, también puedes aprender con nosotros cómo preparar un buen café espresso.

Café Americano

Este tipo de café es muy parecido al espresso, pero la diferencia está en que a este se le agrega agua después de que fue procesado en la cafetera. Se dice que esta preparación nació también en Italia cuando fue invadida por Estados Unidos. Ya que los estadounidenses no estaban acostumbrados al fuerte sabor del espresso, pedían que se le agregara agua para hacerlo más suave y poderlo tomar. De ahí, los italianos lo nombraron americano.

Si quieres saber cómo se hace, pásate por nuestro blog sobre cómo preparar un café americano.

Café Latte o con leche

El café con leche, como solemos decirle generalmente en Latinoamérica, es otra de las preparaciones que más consumimos por su delicioso pero delicado sabor. Consiste en la mezcla de alrededor de 1/3 de café espresso con 2/3 de leche. Al final, se añade una capa de más o menos 1 cm de espuma de leche. En muchos países de Europa y América se toma en el desayuno y es de los más preferidos por ser suave de sabor al tener una proporción menor de café. Se suele endulzar al gusto.

Aprende a hacer un café latte y disfruta.

El arte del latte también es una práctica muy conocida, ya que ayuda a decorar y a presentar de una manera bonita y creativa la bebida. Consiste en crear diferentes diseños sobre el café usando la espuma de leche de la superficie.

Capuchino

Este tipo de preparación es muy similar al café latte. Ambos vienen de Italia y tiene los mismos ingredientes, la diferencia radica en las cantidades.

Para la preparación del capuchino, se usa 1/3 de espresso, 1/3 de leche hervida o al vapor y la misma cantidad de espuma de leche. También es común ver que hacen diseños sobre la superficie del café con la espuma de la leche y se le agrega canela o chocolate en polvo según el gusto.

Café Macchiato

Es originario de Italia también y consiste en un espresso al cual se le agrega leche caliente, pero en muy pocas cantidades. Generalmente se sirve en tazas pequeñas y en otros países su equivalente es el café cortado, también llamado “cortadito” o “marrón”.

Esta forma de preparar el café nació como una manera en la cual los baristas distinguían el café espresso del cortado o Macchiato. Se añadía una mancha de espuma de leche encima del café para indicar a los meseros que esa taza tenía un poco de leche. De ahí viene también su nombre, ya que en italiano la palabra macchiato significa: manchado.

¡Aprende a preparar café macchiato con nosotros!

Café Latte Macchiato

Puede parecer muy similar al café macchiato, ya que en sí son los mismos ingredientes y las proporciones también suelen ser parecidas o idénticas. Sin embargo, la diferencia está en el orden en el que se agregan los ingredientes.

Esta preparación es, contrario al café macchiato, una taza de leche a la cual se le agrega una cantidad pequeña de espresso. Se suele servir en un vaso alto de cristal y no en taza.

Café Largo o Lungo

Esta preparación, también conocida como expresso largo, se caracteriza por tener mucha más cantidad de café que el espresso tradicional. Tiene alrededor de 50 y 60 ml de café. Se diferencia de otras preparaciones parecidas por su método de preparación.

Para preparar un café largo, a diferencia del espresso, se utilizan menos gramos de café, aproximadamente 7 o 9, los cuales se pasan por más cantidad de agua y se extraen en 30 o 40 segundos, más tiempo que un espresso.

Dicho proceso da como resultado un sabor a café suave pero más amargo, ya que entre más agua se pasa por el café, más va aumentando el nivel de amargura de la bebida.

Preparaciones de café con chocolate o caramelo

Como ya vimos con las preparaciones tradicionales, el café es todo un universo de posibilidades limitado solo por la imaginación de cada uno. Puedes hacer todo tipo de preparaciones con café como base. Ahora, te mostraremos unas mucho más variadas y deliciosas que siguen teniendo como base el café pero, con unos ingredientes extra.

Café Mocca o Mocachino

Esta preparación toma el capuchino como base y se podría decir que es una de sus variantes. Se hace también con una base de espresso a la que se le agrega leche evaporada. Luego, va una capa de espuma de leche y, por último, lo que marca la diferencia es la adición de chocolate. Este puede ser negro o con leche y se agrega al café como sirope o jarabe. Una variante de este café es el Moca Blanco, el cual se prepara con chocolate blanco en vez de negro.

French Vanilla Moca

Esta preparación es muy sencilla y se podría decir que es una variante del café moca solo que a esta se le añade vainilla. Se puede agregar según el gusto y el tipo de receta que sea. Algunos establecimientos o recetas utilizan la vainilla en vaina, otras como sirope o jarabe e incluso en esencia. Como otras preparaciones, el azúcar, la canela y otros ingredientes extras van según el gusto de cada uno.

Caramel Macchiato

Este café es una variación del latte macchiato, ya que también consiste de leche, un toque de espresso y leche espumada. Pero, en este caso se adiciona caramelo líquido. En algunos casos también vainilla. Se puede disfrutar tanto caliente como frío.

Preparaciones de café con licor

Café Irlandés

Esta preparación es también una de las más conocidas y se le denomina en algunas ocasiones como cóctel. Consiste de café, whisky irlandés, azúcar (se utiliza la blanca o la morena) y, por último, se añade una capa espesa de crema en la superficie.

La persona detrás del café irlandés fue el chef Joe Sheridan, quien trabajaba en un restaurante-café que se encontraba en el aeropuerto de Foynes, Irlanda. Un día de invierno, uno de los vuelos tuvo que regresar debido a las malas condiciones climáticas, así que los pasajeros fueron llevados a dicho restaurante para comer y descansar. Fue ahí cuando a Sheridan se le ocurrió agregar un poco de whisky irlandés al café para calentar a los pasajeros. Tal combinación tuvo tanto éxito que se volvió más adelante una de las más preferidas y conocidas.

Pásate por nuestro blog sobre cómo hacer un auténtico café irlandés y aprende más sobre él.

Café Amaretto

Es una preparación de origen italiano que tradicionalmente se suele servir después de cenar. Consiste de una base de espresso, a la que se le agrega licor de Amaretto y leche o nata montada. En algunas partes no se sirve con azúcar, pero en general depende del gusto personal.

Si se te antoja, sigue nuestra receta de café amaretto.

El licor Amaretto viene también de Italia, de Saronno en la región de Lombardía y data de más o menos el año 1525. Sin embargo, fue en 1817 que se empezó a fabricar y distribuir comercialmente. Este licor se hace a partir de los huesos del albaricoque y de las almendras. A esto se les añade alcohol puro, azúcar y la esencia de varias plantas y frutas muy aromáticas. El resultado es un licor de sabor fuerte y dulce, ideal para tomarse solo, acompañado de postres o como ingrediente en recetas de repostería. Por ejemplo, en el Tiramisú.

Café Caribeño

Viene de diferentes países de Centroamérica y el Caribe. Se prepara con una base de espresso, puede ser normal o doble, a la que se le agrega ron, azúcar morena y se termina con una capa de nata montada o crema chantilly.

Generalmente se usa ron añejo o negro, pero hay lugares en los cuales se utiliza el ron blanco o incluso combinaciones y mezclas entre diferentes tipos de ron. Al final se puede servir en una copa de cóctel o en una taza de capuchino acompañado de galletas.

Aprende todo sobre su preparación y forma de servir en nuestra guía del café caribeño.

Una variedad de este tipo de café es el caribeño flambeado. Consiste en “encender” o flambear el ron y luego agregar el resto de ingredientes a la copa. Una vez que las llamas se apaguen se agrega la crema o la nata montada y queda listo para beber.

Carajillo

Es una bebida típica de España y consiste de un espresso con un poco de licor. El tipo de licor que se utiliza en el carajillo depende generalmente de la región en la que se prepara o incluso del gusto personal. Se puede utilizar ron o coñac, pero en España la receta típica suele tener brandy.

Durante su preparación también se suelen agregar otros ingredientes como canela, cáscara de limón y azúcar, para dar más sabor a la bebida.

Preparaciones de café frío

Para muchos, no basta solamente con poder tomar un café caliente de la manera tradicional. Por eso, gracias a su versatilidad, desde hace unos años se han venido inventando diferentes recetas y preparaciones para disfrutar de un buen café, pero esta vez frío.

Esta manera de hacer el café nace en los países con estaciones, como una necesidad de combatir el calor sin perderse el café del día. Hay opiniones muy variadas acerca de este tipo de preparación. Hay quienes prefieren el café tradicional caliente porque argumentan que el cambio de temperatura modifica el sabor. Pero, hay otros que no solo piensan que es delicioso sin perder su sabor original, sino también que es una ayuda para la industria del café en verano. Esto se debe a que, en esos momentos, debido al impresionable calor que hace en algunos países, la idea de tomar un café de la manera tradicional es impensable.

A continuación podrás ver las más populares.

Café Frappé

Este café es quizás de los más conocidos, y base también para otras preparaciones similares. Es originario de Grecia y su nombre proviene de la palabra francesa frappé que significa “helado” o “agitado”.

La forma de preparación puede variar según el país o la región en la que se prepare. La versión original de Grecia se elabora a partir de café instantáneo mezclado con hielo. El hecho de utilizar este tipo de café hace que tenga la famosa espuma en la superficie. También se le puede agregar leche evaporada. Se puede elaborar de acuerdo al grado de azúcar que se desee. Los 3 niveles o grados son: dulce (2 cucharaditas de café y 4 de azúcar), medio (2 cucharaditas de café y 2 de azúcar) y solo (no se le añade azúcar).

También se suele escuchar la palabra frappuccino para referirse a este tipo de preparación. Sin embargo, esta hace referencia a la marca registrada oficialmente por la cadena de café Starbucks. En esencia contienen lo mismo, la diferencia está en que Starbucks toma como base el capuchino, pero se mezcla también con hielo y más ingredientes que agrega la marca para complementar la variedad de sabores.

¿Te interesa? Prepara café frappé fácil.

Café Americano Helado

Esta es tal vez de las preparaciones más sencillas ya que se necesita solo de café espresso, agua y hielo. Es una bebida más que todo de temporada y es popular en verano porque es muy refrescante sin perder el delicioso sabor a café.

Café Moca Helado o Frío

Es el delicioso café moca que ya habíamos visto, pero esta vez se le adiciona hielo y se mezcla o se bate en una licuadora. Además de ser muy refrescante, es realmente sencillo de preparar y se puede complementar con un poco de crema en la superficie. Como siempre, el azúcar va de acuerdo al gusto.

Postres con café

Sí. El café es tan versátil que hasta lo puedes incorporar en recetas de postres. Para no extendernos, te dejamos el artículo en el que explicamos las mejores recetas de postres con café a detalle.

Conclusión

Hasta aquí llega nuestro recorrido por las principales preparaciones de café. Como ya vimos, el café es una bebida universal. Es de las más comercializadas y tiene una inmensa variedad de recetas y formas para prepararlo. Unas más usuales que otras pero que resultan siempre en una bebida deliciosa.

Sus posibilidades de preparación son casi que infinitas. Así que, esperamos que te den ganas de explorarlas, y por qué no, que te llegues a animar a prepararlas o crear tu propia versión.

Compartir