8 consejos para consumir café y salvar al medio ambiente 

No hay duda que para los amantes del café una taza caliente de esta bebida en la mañana (o a cualquier hora del día) es lo mejor que les puede pasar.

Sin embargo, su preparación puede generar muchos desperdicios que incrementan el ya creciente problema del calentamiento global.

Por eso, si quieres contribuir a minimizar los efectos del cambio climático mientras sigues disfrutando de tu café preferido, sigue leyendo. 

8 consejos para tomar café de forma eco amigable

A continuación, te daremos unos consejos para que puedas disfrutar del café que tanto te gusta y al mismo tiempo ayudes a reducir la cantidad de desperdicios generados con su preparación.

Trata de no utilizar cápsulas de café de un solo uso

Las cápsulas que se utilizan con las cafeteras de Nespresso o Lavazza son una forma rápida de obtener café delicioso en poco tiempo, así que son una opción muy práctica para los amantes del café.

El asunto es que esas cápsulas son un grave problema ambiental, pues aparte de que están hechas de plástico (uno de los mayores contaminantes) son pensadas para un solo uso, lo que crea una cantidad absurda de desperdicios.

De hecho, se estima que del 100% de las cápsulas que se utilizan cada minuto en el mundo, que son alrededor de 39,000; un 74,3 % o sea 29,000 cápsulas terminan en los basureros del mundo.

Entonces, las tapas de las cápsulas que están hechas de aluminio pueden durar hasta 500 años antes de que se degraden por completo y, ni hablar del plástico, pues puede durar mucho más tiempo sin degradarse.

Y aunque los fabricantes como Nescafé afirman que las cápsulas se pueden reciclar, la verdad es que eso no es tan cierto.

Pues resulta que para poder reciclar estas cápsulas hay que limpiar los restos orgánicos, es decir el café que queda al interior, lo que implica mayores costos en el proceso de reciclaje.

Además, no todas las plantas de reciclaje tienen la tecnología para realizar este proceso de limpieza, así que la mayoría de esas cápsulas no son recicladas, sino que por el contrario son reemplazadas por unas nuevas.

Es decir, cada vez se fabrican más y más de ellas.

Y como si fuera poco quienes las usan rara vez las limpian o sencillamente las arrojan en la caneca de desperdicios orgánicos y no en la de plástico o metal, lo que solo agrava el problema.

Prepara tu café manualmente

Trata de preparar el café sin máquinas eléctricas. Recuerda lo contaminantes que son las cápsulas de café, así como los filtros que utilizan algunas cafeteras.

Por eso, te mostraremos estas 2 opciones, así podrás preparar tu café manualmente.

Cafetera Moka

Puedes utilizar una cafetera Moka, así estarás haciendo tu café de forma amigable con el ambiente, pues a parte del residuo orgánico que puedes aprovechar para hacer compostaje, no estarás generando basura a largo plazo.

Esta cafetera Moka, es una olla que prepara café empujando agua presurizada con vapor a través del café molido y hacia la sección superior.

Lo genial de esta olla es que es fácil de utilizar y consume poca energía, en especial si se utiliza sobre una estufa de gas. 

Cafetera prensa francesa

Estas cafeteras manuales no utilizan energía eléctrica o gas, y no generan ningún residuo permanente.

Sin embargo, sí hay que decir algo: el café resultante no es para el gusto de todos.

Te decimos esto porque el café elaborado con esta cafetera queda con muy poca o nula crema.

Asimismo, es algo aguado por lo que puede tener menos sabor si se compara con otras formas de preparación.

No calientes más agua de la necesaria

Preparar café manualmente requiere gas o electricidad para calentar el agua.

Por eso para conservar energía, asegúrate de solo hervir la cantidad necesaria de agua para preparar tu café.

Ten en cuenta que una menor cantidad de agua en la olla requerirá menos tiempo para hervir y, por lo tanto, consumirás menos energía.

Asimismo, recuerda medir el agua que vas a utilizar antes de encender la estufa, así ahorrarás tiempo, energía y además ayudarás al medio ambiente.

Prepara tu café en frío

Si eres un consumidor de café que no tiene problema con recalentarlo, esta puede ser una opción para ti.

De hecho, hay quienes dicen que el café les sabe mejor frío o cuando se ha recalentado y, a pesar de que eso depende del gusto de cada persona, si empiezas a consumir el café de esta manera, estarás contribuyendo a la preservación del ambiente.

Por lo tanto, si decides hacerlo, hay máquinas manuales destinadas para esta tarea.

Estas son muy similares a una tetera con la diferencia de que en su interior hay un colador.

Entonces, lo que debes hacer es los siguiente:

  • Pon el café en la máquina y luego añade agua fría.
  • Posteriormente, guarda la máquina en la nevera y listo.

Ahora puedes disfrutar de tu café en el momento que quieras y lo mejor es que así no consumirías prácticamente nada de energía; además el café conserva su sabor.  

Haz compostaje con los residuos de café

El compostaje es la práctica de utilizar residuos orgánicos para generar abono, una sustancia que ayuda a fertilizar las plantas.

Entonces, puedes elaborar abono a partir de las cáscaras de huevo, los corazones de las manzanas y las cáscaras de frutas y verduras.

Pero, ¿Sabías que también puedes utilizar los residuos de café para este propósito?

Si no lo sabías, tal vez este sea el momento de que utilices los residuos de café para un buen uso, pues al año se producen 6 millones de toneladas de residuos de café en todo el mundo.

Entonces si decides hacer compostaje con estos residuos no solo generarás menos basura, sino que también lograrás que tus plantas crezcan fuertes y saludables.

Esto debido a que los residuos de café contienen una buena cantidad de nitrógeno, fósforo y potasio que son componentes de los fertilizantes naturales.

Utiliza tu propia taza de café

Aunque puede parecer poco práctico al usar tu propia taza de café ayudarás a disminuir el consumo de tazas desechables que, como ya mencionamos son un elemento altamente contaminante.

Además, ten en cuenta que alrededor del 5% de las tazas desechables están hechas a base de poliuretano por lo que no se degradan y pueden permanecer siglos contaminando

Lamentablemente, la situación no es muy distinta con aquellos envases de café que están hechos con papel o cartón, pues rara vez se reciclan, por lo que fabricar nuevas tazas implica mayor tala de árboles.

Por lo tanto, si te preocupa el cuidado del medio ambiente, te aseguramos que cuando llevas tu taza o cualquier envase en el que puedas beber tu café a las cafeterías o establecimientos, estarás aportando más de lo que crees.

De hecho, en algunos países como el Reino Unido hay tiendas de café que te ofrecen un descuento si llevas tu propia taza o termo, con el objetivo de incentivar esta práctica amigable con el ambiente.

Usa filtros reutilizables de café

Si eres de los que prefiere el café filtrado es bueno que consideres usar filtros reutilizables, sobre todo porque los filtros desechables se hacen a base de papel.

Y, ¿Has notado que algunos de esos filtros son excepcionalmente blancos? Pues, lo son porque son tratados con cloro.

Entonces, una vez que son usados y descartados terminan en los basureros en donde a menudo liberan los químicos con los que han sido tratados en fuentes de agua como ríos, lagos o represas.

De ahí el agua contaminada puede terminar en la red de agua potable, haciendo que esta se vuelva no apta para el consumo de humanos, otros animales e incluso las plantas. 

Aun así, si decides utilizar filtros de papel, trata de usar los que no contienen cloro, pues al menos puedes utilizarlos para el compostaje.

Compra marcas de café que apoyen el cultivo sostenible de café

El término comercio justo (Fair Trade) es una certificación que obtienen las empresas que pagan a los agricultores en países en desarrollo el precio justo por sus cosechas.

De esa forma se espera que el suministro de café sea más sostenible y transparente. La idea es que las prácticas agrícolas sean respetuosas con el medio ambiente.  

También, puedes investigar sobre cuáles son las prácticas de los principales distribuidores de café, así puedes estar al tanto de cómo se maneja el proceso de reutilización y reciclaje del cultivo.

Asimismo, recuerda que la procedencia del café que consumes es tan importante como las otras prácticas que ya hemos mencionado.

Los agricultores de café también se benefician

Además, ten en cuenta que el café es considerado como un producto de alta volatilidad, lo que quiere decir que su precio varía mucho de un año a otro.

Esto representa mucho riesgo para los caficultores, ya que su supervivencia en el mercado depende de su capacidad para producir un buen margen de rendimiento.

Por eso es tan importante elegir marcas con ética ambiental, pues se garantiza que la producción y distribución del café se sostenga por muchos más años.

Debemos cambiar nuestros hábitos de consumo

Alrededor de 2,250 millones de tazas de café se sirven al día en el mundo y una buena parte de esas tazas desechables terminan en los vertederos del planeta.

Estos basureros son un grave problema para el planeta porque lentamente contaminan fuentes de agua, como ríos, lagos y el mar, lo que eventualmente destruye ecosistemas.

Por eso, lo primero que debemos hacer es cambiar nuestros hábitos de consumo y una forma de empezar es minimizar el uso de tazas desechables al máximo.

Y, aunque es cierto que cada vez son más las tazas de café que son biodegradables, la realidad es que algunas pueden tardar hasta 20 años en desaparecer.

Entonces, aunque parezca poco tiempo en términos relativos, imagina miles de millones de esas tazas en los basureros contaminando por décadas.    

Por lo tanto, ahora que ya sabes cómo puedes consumir tu café de una manera más amigable con el ambiente, no dudes en poner estos consejos en práctica; así ayudarás al planeta con cada taza de café que disfrutes. 

Compartir