3 poderosos beneficios de tomar café de brusca para la salud

Taza de café

¿Café que no es café? Precisamente esa es la primera cosa que se debe saber del café de brusca: no es café. Es producto de otra planta y lo que se consume son las semillas que se encuentran en sus frutos. Se ganó este título debido a que estas semillas también tienen un proceso de tueste y su preparación es a modo de infusión, como el café.

Además, tiene propiedades medicinales principalmente de tipo antiinflamatorio. A continuación, presentaremos todo lo que debe saber de esta bebida y por qué deberías tomarla.

¿Qué es el café de brusca?

Las semillas con las que se prepara el café se obtienen de una planta cuyo nombre científico es Senna occidentalis o Cassia occidentalis, pero su nombre común es distinto según el país, siendo brusca el más utilizado.

Por ejemplo, en Honduras se le conoce como frijolillo y en Dominica como café moucha.

A la brusca se le atribuyen distintas propiedades medicinales según la parte de la planta que se requiera, pues la raíz y las hojas también tienen antecedentes de uso en medicina tradicional.

¿Cómo es la planta de brusca?

La planta puede llegar a crecer hasta los 1,5 metros y a medida que crece va presentando cierta curvatura. Suele crecer en arbustos, los cuales tienden a ser muy débiles. Además, es una planta de larga duración, es decir, que puede pasar años de desarrollo sin florecer. Por lo tanto, presenta solo un episodio de reproducción y cuando esto ocurre significa que la planta morirá.

Sus flores están compuestas por cinco pétalos de color amarillo y son heteromorfos, es decir, cada pétalo es distinto del otro y pueden medir entre 12 y 16 milímetros.

Sus frutos son alargadas vainitas en donde se encuentran las semillas que luego son tostadas y molidas para la preparación del café.

¿Cómo se prepara el café de brusca?

Luego del tueste de las semillas, estas se muelen, por lo que el café de brusca también viene en polvo.

La preparación también es similar a la del café tradicional. No se necesita más que el café de brusca y agua. Incluso las proporciones son las mismas: 1 cucharada rasa de café por cada taza de café que vayas a preparar.

Entonces, lo primero que debemos hacer es calentar el agua hasta punto de ebullición. Luego agregar la cantidad de café de brusca acorde a la cantidad de tazas a preparar. Debemos esperar 3 minutos mientras el café se remoja.

Luego, acomodando un colador sobre la taza, procedemos a servir y finalmente podemos agregar azúcar al gusto, aunque si preferimos mantener la bebida lo más saludable posible. También se puede endulzar con miel, incluso hay quienes afirman que no es necesario ya que su sabor de por sí no requeriría ningún tipo de endulzante.

Historia del café de brusca

Los primeros registros de la brusca se remontan al siglo XVI en México, época en la que la medicina naturista tenía una importancia significativa entre los pueblos precolombinos.

Quien se encargó de completar esos primeros registros fue el medico indígena Martín de la Cruz, autor del Códice de la Cruz-Badiano. Según él, la brusca podía tener beneficios tales como curar afecciones en la piel, fiebre e incluso para malos olores.

En la obra titulada “Historia general de las cosas de Nueva España”, escrita por el religioso español Bernardino de Sahagún, también en el siglo XVI, se explica que las hojas de la brusca eran trituradas muy bien para luego ser quemadas e inhalar el humo con la finalidad de mejorar las vías respiratorias.

Recientemente, en el siglo XX, según el botánico mexicano Maximino Martínez, la brusca se convirtió en alternativa para tratar enfermedades tales como la lepra y la fiebre amarilla.

Según el Vademécum colombiano de plantas medicinales publicado por el Ministerio de Protección Social en 2008, da por sentado su uso tradicional, tostando las semillas para la posterior preparación de la infusión; aunque no especifican la antigüedad de esta práctica. Sin embargo, hay un registro del 1 de septiembre de 1894 en la revista Chamber´s Journal, donde se menciona el tueste de las semillas para la preparación de la bebida.

Lugares donde se cultiva la brusca

Basándonos en los registros históricos, podemos inferir que la brusca es originaria de Centroamérica. Según la enciclopedia Compendio de Especies Invasivas (ISC, por sus siglas en inglés), la brusca es nativa Sudamérica y de algunas regiones de Norteamérica, mientras que en África, Oceanía y Asia ha sido introducida y en algunos países de estos continentes es considerada invasiva.

Es una planta que crece con facilidad en los climas tropicales o invernaderos. Se puede encontrar en territorios al nivel del mar, pero también en áreas que pueden alcanzar los 1400 metros sobre el nivel del mar, siendo esta la altura máxima a la que se puede desarrollar.

Su cultivo es bastante sencillo, sólo se requiere la siembra de las semillas para que germine a sus anchas.

Debe cultivarse cuando el clima no sea extremadamente frío, es decir, temperaturas superiores a 20°C. Si bien puede crecer a pleno sol, no le sentarán mal unas horas de sombra al día. Se debe regar entre 2 y 3 veces por semana.

Propiedades de la brusca

Planta de brusca
John Tann, CC BY 2.0 via Wikimedia Commons

Las propiedades de esta planta serán diferentes según la parte que se pretenda aprovechar debido a que los componentes químicos varían ente una y otra.

La planta tiene un compuesto aromático llamado antraquinona, el cual puede ser considerado semejante al del café, además es de origen orgánico, o sea, tiene como base química enlaces de carbono y deriva de otro tipo de molécula orgánica: el antraceno.

Por su parte, la raíz también posee un derivado de la antraquinona llamada como emodina. Este tipo de sustancia puede ser utilizada como laxante.

Finalmente, las semillas tienen crisarobina, un componente químico que es útil para tratar episodios de psoriasis o urticaria, enfermedades que causan irritación y sarpullido en la piel, así como enrojecimiento de la zona. La crisarobina es el químico base de varias cremas para la piel debido a su rápida efectividad en afecciones cutáneas.

Otros componentes químicos de las semillas (hallados en estudios de 1974, 1977 y 1996) son:

  • Lípidos: muy baja concentración de grasa o triglicéridos
  • Carotenoides: pigmentos orgánicos que se pueden transformar en vitamina A.
  • Tocoferoles: compuestos que tienen actividad de vitamina E.
  • Aminoácidos: utilizados por el cuerpo para producir proteínas y ayudar al cuerpo a descomponer los alimentos.
  • Carbohidratos: moléculas de azúcar.
  • Saponinas: nutrientes no esenciales que pueden tener efecto antimicrobiótico y propiedades antibacteriales.
  • Taninos: compuestos con propiedades astringentes (producen constricción y sequedad en los tejidos orgánicos) y antiinflamatorias.
  • Mucilago: fibra efectiva para desinflamar y suavizar las mucosas.
  • Antraquinonas y crisofanol: Compuestos que tienen efectos de laxante o purgante.
  • Beta-Sitosterol: Posee actividad antiinflamatoria y antidiarreica.

¿Cuáles son los beneficios de tomar café de brusca?

1. No tiene cafeína

Como ya hemos dicho, no es café, así que se convierte en una alternativa para quienes quieran disminuir el consumo de cafeína. Lo cual puede ser ideal para quienes tengan problemas de presión arterial, taquicardias, diabetes o cálculos renales.

Además, su similitud en aroma y las vitaminas, aminoácidos y demás propiedades explicadas en el apartado anterior lo convierten en una bebida ideal para iniciar el día o amenizar la tarde, como lo haría café.

2. Tiene propiedades desinflamatorias

Un estudio publicado en 2010 demuestra que su consumo regular puede funcionar contra problemas inflamatorios. De hecho, el principal uso que se la a la bebida de café de brusca está vinculada a la desinflamación de la próstata y el alivio de síntomas como ardor al orinar y dolor de espalda.

3. Previene infecciones urinarias

El café de brusca es fuente de ácido fólico, potasio y fibra natural, lo que hace que tenga características antisépticas, previniendo y combatiendo la proliferación de hongos y bacterias que atacan las vías urinarias.

Estos beneficios han sido estudiados por científicos que han publicado sus investigaciones en distintas revistas científicas, como The Indian Journal of Experimental Biology, Life Sciences and Medicine Research, Fitoterapia y Journal of Ethnopharmacology.

Otros usos

Otros usos tradicionales que no cuentan con sustento científico son para tratar enfermedades cardiacas, convulsiones y tos ferina a través de la bebida de su decocción. También se usa para aliviar mordeduras de serpiente, en este caso se ponen a hervir las hojas y luego se colocan directamente sobre la herida y se aprovechan principalmente sus componentes antiinflamatorios.

¿Dónde comprar y cuál es su precio?

El café de brusca se puede obtener en puntos de distribución de productos naturistas, pero su mercado más grande se encuentra en línea. Principalmente está en tiendas virtuales especialistas en productos de origen natural, pero, para el caso de Colombia, también se encuentra en portales o aplicaciones de domicilios como Merqueo o Rappi.

Su presentación suele estar en cantidades de 350 y 400 gramos. Su precio está alrededor de 7 USD o 25.000 COP.

Compartir