La fecha de caducidad del café: cómo identificarla en todas sus presentaciones

Puede ocurrir que encuentres en casa un café viejo que, sin saberlo, has guardado durante un periodo de tiempo considerablemente largo y te preguntes si está en buen estado. ¿cómo saberlo?

En este blog te guiaremos para identificar el café dañado, qué causa esto y la vida útil de los distintos tipos de café.

¿El café realmente se daña?

Como el café es un alimento seco y envasado, no hay una fecha de caducidad exacta. Pero el café que pasa de una determinada fecha o periodo tiende a dañarse.

Lo que ocurre es el proceso que se conoce como oxidación. El oxígeno y la humedad del aire son los culpables de reducir la vida útil de los granos de café. Al estar expuesto al oxígeno, el café pierde      su intensidad y sabor con el paso del tiempo y acaba      descomponiéndose. Por lo tanto, el café “dañado” tendrá una calidad inferior.

¿Por qué se daña el café?

Cuando los granos de café se degradan se producen reacciones químicas no deseadas. Este proceso hace que su sabor fresco se deteriore y que finalmente se vuelva rancio.

Los granos de café suelen ser resistentes a las bacterias, al moho y a los hongos. Sin embargo, si los almacenas en un lugar húmedo, con el tiempo pueden degradar el sabor de tu café.

¿Cómo saber si el café está rancio?

Lo primero que debes identificar cuando cojas el recipiente del café es su estado de almacenamiento o en qué lugar se encuentra. Lo más importante es tomar nota de

  • La temperatura del entorno en el que se almacena el café
  • La humedad en la que se almacena el café
  • Si el café está almacenado en un recipiente hermético
  • Si el café viene con la fecha de tueste impresa en la superficie del recipiente
  • Si el recipiente en el que está el café ha sido abierto previamente o permanece parcialmente abierto

Cada uno de estos factores contribuye a determinar la vida útil del café y si se volverá rancio en pocos días. También puedes revisar en detalle las siguientes características.

Aspecto del café

Por lo general, el café dañado no tendrá un aspecto diferente al del café fresco, pero aun así es importante que lo mires. Mirar primero el café es especialmente importante si lo almacenas en un ambiente húmedo y de alta temperatura.

El café es higroscópico, lo que significa que puede absorber la humedad del aire en un entorno húmedo.  Si el café se expone constantemente a este tipo de ambiente, puede dar lugar a la aparición de moho. Este moho será visible.

Olor del café

Si eres amante del café, probablemente estés familiarizado con el agradable aroma que desprende cualquier recipiente abierto de café. El café fresco contiene este aroma, pero una vez que ha llegado al final de su vida útil, lo pierde. Una vez que los aceites del café comienzan a degradarse, la fragancia cambia y se vuelve menos agradable.

Normalmente, el café se ha vuelto rancio si huele:

  • A polvo
  • A cartón
  • A cenicero

Es posible que no note la diferencia al principio. Para combatir esto, es una buena idea comparar su fragancia con la de una marca de café similar, si la tienes a mano. Si no, se puede realizar una pequeña prueba de sabor.

Prueba de sabor del café

Una prueba de sabor se puede realizar si no se ha podido determinar previamente si el café se ha dañado. Para este paso, prepara una pequeña cantidad. Asegúrate de no añadirle nada, ya que podría afectar a su sabor.

Deja el café preparado durante una hora más o menos antes de volver a tomarlo y dar un sorbo. El sabor del café debe ser agradable y familiar, pero si sabe agrio o tiene un sabor amargo, entonces el café está oficialmente dañado.

¿Cuál es la vida útil típica del café?

El tipo de café que tenga ya sea en grano, molido o instantáneo, puede afectar al tiempo que el café puede durar más allá de su fecha de tueste. El hecho de que el café haya sido abierto o permanezca en un recipiente hermético también desempeña un pequeño papel en la vida útil del café, como se ha señalado anteriormente.

Café en grano

Los granos, siempre que no hayan entrado en contacto con el agua, se mantendrán bien. Durarán tanto como puedas guardarlos en un recipiente hermético. Son los que más duran de todas las opciones.  

Dado que los tostados más oscuros carecen de humedad debido a un proceso de tueste más largo, se dañarán a un ritmo más rápido en comparación con los tostados más claros.

Puedes guardarlo hasta 9 meses. Se recomienda consumir los granos de café en 2-3 semanas y molerlos sólo cuando sea necesario.

Café molido

El café molido es susceptible de dañarse más rápidamente, ya que tiene una mayor superficie expuesta al oxígeno.

Es recomendable utilizarlo poco después de abrir el envase y en un plazo de hasta 2 semanas. Los cafés molidos pueden durar hasta 5 meses en su estado original si se almacenan adecuadamente.

Café instantáneo

Estos cafés suelen venir con instrucciones o fechas en las que debes consumir el café. Una regla general es que el café debe consumirse en pocas semanas una vez abierto.  

Café preparado

Si ya has preparado tu café, intenta terminarlo antes de 12 horas. El café preparado debe consumirse inmediatamente. Si no es posible, debe transferirse a una jarra térmica para ralentizar o detener la pérdida de notas delicadas. No hay que dejar el café en la cafetera ni dejarlo reposar demasiado tiempo, ya que se amarga.

¿Cómo mantener el café fresco durante más tiempo?

La conservación del café radica en su almacenamiento. Asegúrate de que el recipiente usado es opaco para proteger el café de la luz. Guarda el café en un lugar fresco y oscuro para evitar el calor y la humedad.

Los granos de café son muy perecederos ya que son susceptibles de perder humedad. El contenido de humedad de los granos de café verde varía entre el 10% y el 15% y en los granos de café recién tostados es de aproximadamente el 12%.

Después del tueste, el contenido de humedad disminuye al 8%. Los granos de café tostados siguen perdiendo humedad durante el almacenamiento y se reduce aún más si se almacena en condiciones de humedad. Esta reducción del contenido de humedad provoca un aumento de la tasa de fermentación y de la formación de moho. Por ello, es aconsejable almacenar los granos de café en lugares secos.

Lo que debes saber sobre el almacenamiento de café

Lo primero que debe saber es que todo café, en cualquier forma, tiene cinco enemigos:

  • Oxígeno
  • Calor
  • Luz
  • Humedad
  • Frescura del tueste

Cuando el café se expone al aire, se oxida y comienza a perder su perfil de sabor. Al igual que los alimentos perecederos, el calor y la humedad también pueden hacer que el café se vuelva rancio, y lo mismo ocurre con la luz, sólo que el proceso es más lento.

Respecto a la frescura del tueste, cuando los granos de café se tuestan, se llenan de dióxido de carbono. Los tostadores de café suelen almacenar los granos en sacos con válvulas que permiten la salida del CO2.

La idea de almacenar el café es evitar estas cuatro cosas para que el café mantenga su frescura.

¿Qué pasa si se almacena café en el refrigerador?

Un consejo usual para almacenar caféalmacenar es café es ponerlo en el congelador. Esto prolonga en gran medida la vida útil. Sin embargo, al congelar el café, se eliminan algunas de las sustancias químicas del grano y, en última instancia, se altera su sabor. Sólo pon los granos de café en el congelador como último recurso.

¿Es seguro beber café vencido?

El café no se daña de la misma manera que el pan se enmohece o los plátanos se pudren en un mostrador. Aunque la fecha de caducidad haya pasado, el consumo de café preparado con granos viejos no te enfermará.

¿Qué hacer con los granos de café dañados?

Si tienes granos de café en mal estado y no quieres tirarlos a la basura, ¿qué puedes hacer con ellos? Recíclalos para el consumo humano u otros fines.

Arte y artesanía

Aunque no tienes que crear un mural de granos de café dentro de tu casa, los pequeños proyectos pueden ser divertidos.

En este blog, podrás encontrar más información al respecto.

Compost

El compostaje es un proceso natural que descompone los restos de comida orgánica. Permitir que los granos de café rancios se descompongan dentro de tu compost añadirá nitrógeno y otros nutrientes esenciales.

Una vez que eches el compost sobre tus plantas, éstas aprovecharán al máximo los nutrientes esenciales y comenzarán a crecer de forma óptima.

Experimentos y aprendizaje de nuevos métodos

Aprender nuevos procesos y métodos de preparación puede ser divertido, así que por qué no aprovechar la oportunidad de aprender mientras tienes granos de café dañados. De este modo no desperdiciarás tus granos favoritos.

Absorbente de olores

Los granos de café tienen la capacidad de absorber los olores. No es lo ideal si quieres usar esos granos para preparar una taza de café, aunque funcionan muy bien si necesitas refrescar el ambiente en casa.

Viértelos en una taza sin tapa y colócala en la esquina de una habitación. Al cabo de un día, empezarás a notar un olor más fresco.

Conclusión

Bebe el café lo antes posible después de comprarlo. El café fresco es siempre el mejor. Sin embargo, si quieres conservar tu café para que no se dañe, te recomendamos que pongas los granos enteros en un recipiente hermético. Luego, sólo molerás los granos suficientes para cada infusión.

Si sabes que los granos de café son malos, no los uses para hacer café. Es poco probable que el café rancio te haga enfermar, pero sigue siendo desagradable de beber.

Compartir