Café vaquero: qué es y cómo prepararlo

El café es un producto básico en las mañanas de millones de personas, y una de las bebidas más diversas que se pueden preparar. Hay un café histórico, el café vaquero o cowboy, que está experimentando un resurgimiento de su popularidad, con una multitud de sitios web dedicados a esta preparación de la vieja escuela.

En este artículo, exploraremos el tradicional café vaquero y te enseñamos a prepararlo.

¿Qué es el café vaquero?

Básicamente, si se preparara un café de prensa francesa sin usar un filtro, sería el equivalente al café vaquero.

El café vaquero es un método de preparación del café que se originó en el antiguo Oeste estadounidense. Este método de preparación del café permite al bebedor de café preparar una muy buena taza de café utilizando únicamente un fuego abierto, agua, una olla y, por supuesto, café.

Este método no utiliza ningún filtro, no requiere electricidad, no requiere ninguna máquina de café o cualquier otro lujo moderno de preparación de café, y aun así produce una excelente taza de café.

Este método de preparación del café tiene siglos de antigüedad, pero sigue siendo utilizado hoy en día por muchos que disfrutan de una excelente taza de café al aire libre o por aquellos que no tienen acceso a los métodos y equipos modernos de preparación del café.

Como toda preparación es el arte de extraer el sabor del café de los granos de café, este método puede funcionar muy bien cuando no hay energía, pero corres el riesgo de producir un café de sabor terrible si no se hace bien.

La historia del café vaquero

El café vaquero se gana ese nombre debido a su preferencia entre los verdaderos vaqueros estadounidenses.

A diferencia de lo que ocurre en las películas de John Wayne o Clint Eastwood, la vida de un auténtico vaquero no era tan glamurosa. Los vaqueros aceptaban el trabajo para ganar dinero, ya que trabajar como vaquero permitía a los jóvenes ganar entre 25 y 40 dólares al mes.

Puede que eso no sea mucho dinero ahora, pero en las décadas de 1860 a 1890 era mucho dinero.

Los vaqueros construían pueblos fronterizos, trabajaban en la conducción de ganado, arreglaban edificios y vallas y cuidaban del ganado, especialmente de los caballos. Eran trabajos rigurosos a los que los vaqueros se comprometían, y los horarios eran de todo menos tradicionales.

Para mantener su energía, bebían mucho café. No podían utilizar una cafetera para preparar su café. Por un lado, no habría estado disponible debido a la naturaleza de su trabajo. Además, las máquinas de café no existieron hasta 1908, cuando Melitta Bentz fabricó la primera cafetera de goteo.

Por lo tanto, los vaqueros tenían que preparar el café con los medios de que disponían, y esos medios no solían ser muchos. Por eso la receta del café vaquero es tan rudimentaria, pues sólo requiere granos de café, fuego, sal y agua.

¿Cómo puedo hacer mi propio café vaquero?

El método es bastante sencillo. Se pone agua en la cafetera y ésta se coloca sobre el fuego. Una vez que el agua está tibia al tacto, pero no caliente, se añade el café molido al agua.

El café debe permanecer en la olla de agua caliente y dejar que se caliente lentamente. Al cabo de un tiempo, el agua de la cafetera empezará a hervir. Esta es una parte esencial de la preparación del café vaquero.

Dejar que el café hierva eliminará el exceso de ácido de los granos y hará que la bebida sea mucho más suave y fácil de tomar.

A continuación, se deja que el café permanezca en ebullición durante al menos cuatro minutos. Después de cuatro minutos, se retira el café del fuego y se deja enfriar durante uno o dos minutos.

En este momento, puedes añadir una pequeña cantidad de agua fría al café caliente para ayudar a arrastrar el café al fondo de la cafetera.

Después de esto, el café se deja reposar durante un buen rato para que todos los granos de café molidos se hundan hasta el fondo. Este proceso evita que los residuos de café se viertan en la taza al servir el café para beber.

Este proceso puede utilizarse para preparar ollas muy grandes de café o para preparar una sola taza de café. El método sigue siendo el mismo independientemente de la cantidad de café producida.

El método de elaboración del café vaquero ha permanecido prácticamente inalterado durante muchos años. Sin embargo, se ha ido perfeccionando a lo largo de generaciones de cafeteros.

Receta de café vaquero
Prepara café vaquero siguiendo esta receta

Cómo hacer café vaquero: Métodos alternativos

Otro método muy conocido para hacer café vaquero es utilizar cáscaras de huevo trituradas en la infusión. Algunos vaqueros añadían cáscaras de huevo a la infusión por dos razones.

En primer lugar, por la alcalinidad de las cáscaras de huevo. Esto cambia el perfil del agua (la hace más alcalina), lo que resulta en una taza de café más suave.

La alcalinidad suprime esencialmente los sabores amargos y realza el dulzor natural del café.

La segunda razón por la que algunos vaqueros añaden cáscaras de huevo a su café mientras lo preparan es que la cáscara de huevo gruesa ayuda a que el café se hunda en el fondo de la cafetera.

Al preparar el café con cáscaras de huevo, se prepara de la misma manera que el café vaquero normal, y cuando se añade el café, también se añaden las cáscaras de huevo trituradas.

Añade el agua fría para que la mezcla de cáscara de huevo y café se hunda hasta el fondo, y vierte el café con cuidado. 

EL MÉTODO DE LA MAÑANA SIGUIENTE

Toma una olla con el residuo de café de la noche anterior, añade agua, llévala a ebullición y retírala del fuego. Añade los granos frescos y sigue las mismas instrucciones anteriores. Recalienta los residuos de la noche anterior y tómalos a la mañana siguiente, para ahorrar tiempo y energía.

EL MÉTODO DEL CALCETÍN

Este método, también llamado “de olla abierta”, consiste en poner los granos de café en un calcetín (limpio) y echarlo en la cafetera. Lleva a ebullición y sigue las mismas instrucciones de preparación normales. Si no quieres usar uno de tus calcetines, utiliza una bolsa de muselina o. Déjalo reposar hasta que obtengas la cantidad necesaria.

Consejos para preparar el café vaquero

  • Cuanto más tiempo hierva el café, más fuerte será su sabor.
  • Cuanto más finamente muelas los granos, más fuerte y amarga será la infusión que obtengas.
  • Si los residuos permanecen en la cafetera durante mucho tiempo, el café se extraerá en exceso y empezará a tener un sabor no deseado.
  • Utiliza un filtro para evitar que queden residuos de café molido en tu taza
  • Utiliza granos frescos. Los granos de café frescos tendrán naturalmente mejor sabor que los granos que llevan semanas o meses en la despensa.
  • Vierte el café lentamente. Un vertido lento mantiene los residuos del café contenidos en el fondo de la jarra, olla o cafetera que uses.

La mejor cafetera para café vaquero

Cada cafetera que encuentres tendrá sus propios pros y contras. Lo único que realmente necesitas es una olla que pueda mantener una buena cantidad de calor mientras hierves el agua, y con suerte una que facilite el vertido posterior.

Teniendo esto en cuenta, generalmente se prefiere el acero inoxidable para conseguir que el agua hierva rápidamente, pero también son mucho más grandes y caras que sus homólogas de aluminio.

Si quieres ir más allá, una cafetera de acero inoxidable será súper eficiente y conseguirás preparar el café en poco tiempo.

Por otro lado, el aluminio suele ser preferido por quienes quieren algo más ligero y asequible.

En cualquier caso, verás que hay muchas opciones, y esencialmente ninguna de ellas puede llevarte a cometer un error.

Conclusión

El café vaquero es uno de los mejores métodos para preparar café sin filtro, sin máquina e incluso sin electricidad.

Este método es utilizado por mucha gente a nivel internacional, y algunos incluso lo prefieren a los métodos más modernos de preparación de café y eligen hacer café de esta manera incluso si tienen acceso a las comodidades modernas.

Compartir